Oscar de la Renta invita a los Clinton a su mansión de Punta Cana

El modisto de origen dominicano es amigo personal del ex presidente de Estados Unidos y de su mujer, Hillary, gran admiradora de sus diseños

El diseñador Oscar de la Renta posa en uno de los rincones de su casa, con el mar al fondo.

Una vista general de la impresionante mansión que el diseñador tiene en Punta Cana, en Santo Domingo.

El porche de la casa con todo lujo de detalles.

La casa cuenta con una magnífica piscina natural de agua de mar.

Oscar de la Renta, modisto dominicano afincado en Nueva York, contará en los próximos días con dos ilustres invitados en su mansión de Corales, en el balneario dominicano de Punta Cana, en la República Dominicana. Se trata, nada más y nada menos, que del matrimonio Clinton, amigos personales del modisto.

El ex presidente norteamericano llegará acompañado de su mujer, Hillary, a la isla caribeña el Jueves Santo y aprovechará unos días de la Semana Santa para descansar del viaje que ha realizado representando a la Fundación Americano-India por diversos lugares de Asia. El matrimonio Clinton ha visitado recientemente Calcuta y la ciudad de Guajarat, que quedó completamente asolada después del seísmo del pasado 26 de enero.

El modisto, que también diseña la Alta Costura para Balmain, ha logrado colocar a esta firma francesa de nuevo en los primeros puestos (su última colección de Primavera-Verano 2001 fue muy aplaudida).
De la Renta nació en la República Dominicana y, aunque alcanzó la fama y la gloria en Nueva York, nunca ha dejado de tener contacto con la tierra que lo vio nacer. Allí posee una fabulosa mansión rodeada de jardines con impresionantes vistas al mar Caribe. El poco tiempo que le deja su apretada agenda de compromisos, lo pasa en esta idílica isla del mar Caribe.

Hillary Clinton, actual senadora por el Estado de Nueva York, no sólo es una buena amiga del diseñador dominicano, sino que además es una incondicional de sus diseños, caracterizados por un estilo donde prima la femineidad, la sobriedad y una elegancia seductora.

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.