La primogénita de los Reyes de Suecia vivía estas nupcias con especial emoción ante la proximidad de las suyas propias
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

La Heredera ha vuelto a impresionar con un vestido rojo de seda, con incrustaciones de pedrería y escote 'Halter'

EL 'ENSAYO' NUPCIAL DE LA PRINCESA VICTORIA EN ALEMANIA

La Heredera sueca asistió al enlace del conde Björn Bernadotte de Wisborg con la suiza Sandra Angerer en el castillo de Mainau

8 MAYO 2009
Las apariciones conjuntas de la princesa Victoria y Daniel Westling se han multiplicado en todo tipo de escenarios desde el anuncio de su compromiso, pero todo tiene un límite. El prometido de la Heredera sueca ha hecho mutis, para sorpresa de todos, en dos acontecimientos en los que se daba más que por hecho su asistencia. Se le echó en falta en la fiesta de cumpleaños del rey Carlos Gustavo por su 63º aniversario –dice la prensa escandinava que no recibió invitación alguna para participar en tales festejos- y ayer, de nuevo, con motivo del enlace del conde Björn Bernadotte de Wisborg con la suiza Sandra Angerer en la localidad alemana de Mainau. El Conde está emparentado con la Familia Real sueca a través de su abuelo, de ahí la presencia de la Heredera sueca, aunque esta vez de nuevo sin su prometido.

Feliz y enamorada
La pareja ya se había casado por lo civil el pasado 25 de abril, pero decidió repetir la ceremonia por la Iglesia con su familia y amigos. Un enorme pastel con la inscripción A la pareja féliz, todo lo mejor y buena suerte fue repartido entre los invitados a la hora de los postres y antes del baile, al que también se quedó la princesa Victoria. Y es que la primogénita de los Reyes de Suecia vivía estas nupcias con especial emoción ante la proximidad de las suyas propias; como el primer ensayo nupcial de su gran día, que tendrá lugar el próximo 10 de junio de 2010. No se perdió ni un sólo detalle de la ceremonia ni del banquete y del posterior bailoteo que celebró con una sonrisa pegada al rostro. Una de mujer feliz y enamorada.

No hay mejor fuente de belleza que la felicidad. Razón por la que todas las novias lucen radiantes el día de su boda, uno de los más felices. Pero el resultado no es cuestión de un único día, sino de un proceso. Ya se han visto los primeros efectos de la metamorfosis nupcial en la princesa Victoria. La Heredera ha vuelto a impresionar con un vestido rojo de seda, con incrustaciones de pedrería y escote Halter. Una imagen ultra femenina, muy diferente a la acostumbrada -moño y apenas maquillaje, en las galas, y coleta, gafas y la cara lavada. Una nueva Victoria de Suecia.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?