Barack Obama y su esposa, Michelle, disfrutaron el pasado sábado de su primera cita fuera de la Casa Blanca: tras cenar en un restaurante del barrio de Georgetown, finalizaron la velada dando un paseo por los jardines de su residencia
Pinche sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotografías

A su regreso de 'Citronelle', el local donde degustaron de una romántica cena, el matrimonio presidencial recorrió la zona exterior del ala oeste de la Casa Blanca, así como la nueva área de juegos de sus hijas

BARACK Y MICHELLE OBAMA DISFRUTAN DE SU PRIMERA CENA ROMÁNTICA FUERA DE LA CASA BLANCA

Tras permanecer cerca de dos horas en 'Citronelle', un restaurante francés ubicado en el barrio de Georgetown, regresaron a su residencia oficial y dieron un paseo por los jardines

4 MAYO 2009
Han pasado más de 100 días desde que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su esposa, Michelle, se instalaron en la Casa Blanca. Y no ha sido hasta este pasado fin de semana que el matrimonio ha tenido su primera cena romántica fuera de su residencia oficial. Como cualquier pareja de enamorados, quisieron que la velada transcurriera con la mayor discreción y tranquilidad posibles. Quizá por eso optaron por acudir a Citronelle, un acogedor restaurante francés situado en el barrio de Georgetown en Washington llevado por el chef Michael Richard y con una carta especializada en comida de fusión californiana y francesa.

El sábado, poco antes de las seis de la tarde, el Presidente y la Primera Dama abandonaban su hogar para dirigirse al local, donde disfrutaron de lo que muchos han catalogado como su “primera cita” desde su traslado a la capital estadounidense. La presencia presidencial en el lugar, ubicado a unas quince manzanas de la Casa Blanca, lo convirtió en centro de la atención mediática, con centenares de periodistas y curiosos que se agolparon a las afueras para poder ver de cerca a la pareja más famosa de Estados Unidos.

Después de permanecer en el restaurante alrededor de dos horas, el matrimonio puso rumbo de vuelta a su casa, donde quisieron finalizar la noche dando un paseo por los jardines. De la mano y sin la compañía de los funcionarios del Servicio Secreto, que les dejaron solos, Barack y Michelle recorrieron la zona exterior del ala oeste, así como la nueva área de juegos de sus hijas. La pareja continuó su paseo tras unos arbustos, en donde se les perdió de vista, pero regresaron por el mismo camino en una caminata que duró aproximadamente ocho minutos.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?