Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

MICHELLE OBAMA, 'REINA' DE LA CUMBRE PARALELA

Las ausencias de Carla Bruni y Sonsoles Espinosa no se dejaron notar ante el estrellato de la Primera Dama de EE UU

2 ABRIL 2009
Anoche en Londres difícilmente podía separarse lo político de lo glamouroso. Mientras el Primer Ministro británico, Gordon Brown, compartía mesa con sus compañeros estadistas, en otro lugar del 10 de Downing Street, su esposa, Sarah, era la anfitriona de un ecléctico grupo de mujeres notables. La reunión de las damas incluía entre las estimadas invitadas a la autora de Harry Potter, J. K. Rowling; la medallista olímpica Kelly Holmes, la paraolímpica Tanni Grey-Thompson, la empresaria Martha Lane Fox, la locutora Emma Freud, así como, para sorpresa de algunos, la supermodelo Naomi Campbell. A falta de la ex top Carla Bruni, convertida en Primera dama francesa, las medidas imposibles tendrían un hueco con la diosa de ébano. Pero ni las ausencias de Carla Bruni y Sonsoles Espinosa ni otras presencias se han dejado notar en esta cumbre paralela ante el estrellato de Michelle.

Los hombres –además de Angela Merkel y Cristina Kirchner– se centraron durante la cena en la necesidad de "limpiar" el sistema bancario. La conversación de la mesa de las mujeres, que compartieron más de una docena de esposas de los líderes del G-20 y un contingente de celebridades, fue probablemente más viva. El mismo contraste que sí se apreció en los respectivos retratos de familia. Del blanco y negro con los caballeros al color con las damas. Aunque tanto la anfitriona como la invitada estrella se decantaron por discretos conjuntos en negro. Sarah Brown, fiel a su sobrio estilo, eligió para la ocasión un vestido de uno de sus diseñadores de confianza, Britt Lintner, que combinó con zapatos de Jimmy Choo y, como únicas pinceladas de color a su atuendo, con un collar y una pulsera marrones. Michelle Obama vistió un elegante vestido bicolor negro y crema, estilo años cincuenta, de la diseñadora Isabel Toledo, y un collar de perlas, que no se quitó en todo el día. La Primera Dama estadounidense demostró que presta poca atención a sus críticos de moda al enseñar una vez más brazos. Destacó por su elegancia la Primera Dama mexicana, Margarita Zavala, que ocupó la misma mesa que Michelle Obama y Sarah Brown.

Todas querían sentarse junto a Michelle, la reina de las consortes. Pero las invitadas a la cena de las Primeras Damas fueron distribuidas en cuatro mesas y sólo J. K. Rowling y Kelly Holmes tuvieron la fortuna de sentarse en la posición principal con Michelle Obama. En la misma mesa, Sarah Brown estuvo flanqueada por las Primeras Damas de Corea, Kim Yoon-ok, y de Rusia, Svetlana Medvedev. El Chef Jamie Oliver y un equipo de su restaurante Quince preparó un suculento menú con ingredientes típicamente ingleses, incluido salmón escocés horneado con col rizada, cordero galés asado y, como postre, una clásica tarta Bakewell (de almendras y mermelada) y flan casero.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?