La Familia Real holandesa ha querido tomar parte en la iniciativa Haz un día diferente, para promover que los ciudadanos holandeses se involucren en proyectos solidarios
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones

Los príncipes Guillermo y Máxima participaron en las labores de acondicionamiento de un antiguo parque infantil de Utrecht. Mientras el Príncipe ayudaba a plantar flores, su esposa ayudó a pintar uno de los muros del centro

La reina Beatriz se ha desplazado esta mañana a Zeist, donde ha visitado uno de los talleres que lleva a cabo la Fundación Cubos y que están dedicados a difundir el arte entre personas invidentes

'UN DÍA DIFERENTE' EN LA VIDA DE LA FAMILIA REAL HOLANDESA

La reina Beatriz y los príncipes Guillermo, Máxima, Constantino y Laurentien pintaron, ejercieron de jardineros y jugaron con niños desfavorecidos para animar a los holandeses a involucrarse en proyectos solidarios

21 MARZO 2009
Como viene siendo ya una tradición en los últimos años, la Familia Real holandesa, prácticamente al completo, participaron ayer, viernes, y hoy en las jornadas dedicadas al voluntariado. Haz un día diferente es una iniciativa que promueve que los ciudadanos holandeses se involucren en proyectos solidarios de todo tipo con el fin de mejorar la cohesión social del país y apoyar a los más desfavorecidos.

La Familia Real ha vuelto a aportar su granito de arena tomando parte en este programa con el mismo entusiasmo que lo han hecho estos seis últimos años. Ayer, los máximos protagonistas fueron el príncipe Guillermo y la princesa Máxima, que participaron en las labores de acondicionamiento de un antiguo parque infantil, llamado El mirto, ubicado en Utrecht. Los Príncipes se han encargado de plantar nuevas plantas y la princesa Máxima ha colaborado también pintando un muro.

Por la tarde, les tocó el turno a los sobrinos de la Reina: el príncipe Bernardo y la princesa Annette, que visitaron el proyecto Fawaka, en la localidad de Dokkum. Esta asociación ofrece apoyo a las personas que cuidan de sus familiares enfermos en sus domicilios. Los Príncipes se encargaron de realizar una comida especial para todos los cuidadores.

Los príncipes Pieter-Christiaan y la princesa Anita, por su parte, estuvieron presentes en un polideportivo en la ciudad de Almere. También fue 'un día diferente' para el príncipe Floris y la princesa Aimeé, que asistieron a un simulacro de incendio en Rozenburg, como muestra de apoyo a un grupo de bomberos voluntarios.

Esta misma mañana, la reina Beatriz se trasladaba a la localidad de Zeist, cercana a La Haya, residencia de la Soberana, para participar en una actividad de la Fundación Cubos, que se dedica a difundir el arte entre personas invidentes o con graves problemas de visión. La Soberana ha visitado los talleres y ha ayudado a las alumnas del centro, con quien ha tenido la oportunidad de charlar animadamente.

Su cuñado, Pieter van Vollenhoven se ha unido a la Policía de Limburgo Norte para ayudarles en un control de tráfico, dirigido a informar a los conductores de los problemas que acarrea el consumo de alcohol.

Ya por la tarde el príncipe Constantino y la princesa Laurentien han querido colaborar también. Ellos han estado junto a los voluntarios de la Fundación Kico, que organiza fines de semana lúdicos para niños con infancias problemáticas.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?