Carla Bruni durante su visita al Liceo Franco-Mexicano
Pinche sobre la imagen para ver las ampliaciones

Carla Bruni y Nicolás Sarkozy durante la ceremonia de bienvenida en el Palacio Nacional de México

La Primera Dama con un vestido de cóctel durante la cena de gala en el Palacio Nacional

CARLA BRUNI CAUTIVA A LOS MEXICANOS CON SU ESTILO

Después de unos días de descanso en el Pacífico mexicano, el Presidente de Francia y la Primera Dama comenzaron ayer su visita oficial por tierras aztecas

10 MARZO 2009
Desde que aterrizaron en México Nicolás Sarkozy y Carla Bruni se han convertido en el centro de atención, aunque la Primera Dama ha conseguido eclipsar a su marido con su estilo y su belleza y levantar pasiones por tierras aztecas. Su aventura mexicana comenzó en aguas del Pacifico, donde antes de iniciar la visita oficial se relajaron en playa Tamarindos, cerca de Acapulco, y aprovecharon para hacer turismo con dos guías de lujo: el presidente de México, Felipe Calderón y su mujer, Margarita Zavala.

A simple vista parecían cuatro turistas más, - si dejamos de lado las fuertes medidas de seguridad que les rodeaban -, viendo uno de los monumentos más impresionantes del país, el centro arqueológico de Teotihuacán, también conocido como la "Ciudad de los dioses". Allí el Presidente de Francia y la Primera Dama pudieron admirar la magia que encierran Templo de Quetzalcoatl y la Pirámide del Sol que se encuentran en este recinto cercano a Ciudad de México.

Para esta inolvidable visita, Carla Bruni ha querido que sus “modelitos” también sean inolvidables. Para esta excursión a Teotihuacán la modelo y cantante fue a juego con su marido, con camisa blanca, pantalón negro y zapatos cómodos.

El lunes dio comienzo la visita oficial con una ceremonia de bienvenida en el Palacio Nacional del México, y para la ocasión, Bruni se puso un conjunto de falda y chaqueta de manga corta de color rosa. Después asistieron a una sesión solemne en honor de Sarkozy en el Senado y más tarde, Bruni se volvió a cambiar de ropa, se puso un vestido corto también en color rosa para ir al Liceo Franco-Mexicano y por último, las dos Primeras Damas hicieron juntas una visita a la Casa de la Sal, una institución que ayuda a las personas que padecen el Sida o que conviven con personas que sufren esta enfermedad.

Para la noche, tenían una cena de gala en el Palacio Nacional, y lució un vestido negro de cóctel. Durante esta cena, el dirigente mexicano anunció que una de las islas de Mar de Cortés pasaría a llevar el nombre del biólogo y oceanógrafo francés Jacques Cousteau, en honor a Francia.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?