La muerte del padre de Matilde de Bélgica, el Conde d'Udekem d'Acoz, ha unido de nuevo a su familia, que estaba distanciada a causa de una herencia y un permiso de construcción
Pinche sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotografías

El padre de la Princesa de los belgas, Conde d'Udekem d'Acoz, falleció el pasado mes de septiembre

LA FAMILIA DE MATILDE DE BÉLGICA PONE FIN A SUS DUROS ENFRENTAMIENTOS

'La vida es demasiado corta para estar peleándose', ha declarado su tío Henri d'Udekem d'Acoz al diario belga De Standaard

5 MARZO 2009
Las diferencias familiares que existían en la familia de Matilde de Bélgica han desaparecido y después de las agrias disputas familiares que tuvieron a causa de una herencia y un permiso de construcción, han decidido enterrar el hacha de guerra. Ya en el funeral del padre de la Princesa de los belgas, Patrick, Conde d'Udekem d'Acoz , los hermanos de éste, Raoul y Henri, dejaron a un lado el rencor que existía entre ellos y asistieron para darle un último adiós. Un momento triste, pero que parece que, a su vez, ha traído algo positivo, ya que ha unido de nuevo a la familia.

"La muerte de mi hermano fue un acontecimiento muy doloroso que, sin embargo, ha conseguido unir a la familia. En estos meses hemos hablado y hemos encontrado una solución a los problemas sin necesidad de ir a los tribunales. Al morir Patrick la familia la completo se ha dado cuenta de que no tiene sentido mantener antiguas rencillas", ha afirmado Henri d’Udekem d’Acoz en el diario belga De Standaard.

Qué mejor prueba de esta reconciliación que sentarse todos a comer en la misma mesa. El pasado domingo los d’Udekem d’Acoz se reunieron en casa de Henri para disfrutar de una comida familiar. "La madre de Matilde, Anne Komorowski, vino a mi casa acompañada de su hija Hélène y de su hijo Charles-Henri y en la sobremesa anunció que otro visitante se uniría a la reunión. Poco después, el Felipe de Bélgica llegó en helicóptero con su hijo Gabriel", cuenta Henri. Al parecer, el Príncipe estuvo aproximadamente una hora allí, se tomó un café y unos pasteles y hablaron de todo un poco, menos del conflicto familiar: "Él también lo ha olvidado como el resto de la familia. Estoy muy satisfecho de que todo eso haya pasado. La vida es demasiado corta para estar peleándonos", afirma. Esta no ha sido la única visita que Henri ha recibido últimamente, ya que el pasado mes de enero, dice que Matilde fue en solitario para estar un rato con ellos.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?