Precioso retrato de lalla Khadija, que celebró el pasado sábado en comunión con su reino su segundo cumpleaños
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

Lalla Khadija, en brazos de su padre, Mohammed VI, con el pelo recogido en dos coletas y vestida muy femenina con un plumífero, una bufanda y unas botas de color blanco y rosa bebé

LALLA KHADIJA SE PRESENTA AL MUNDO EN SU 2º CUMPLEAÑOS

Sus padres, el rey Mohammed y Lalla Salma, han hecho públicas nuevas imágenes de la pequeña con motivo de este aniversario

2 MARZO 2009
De bebé precioso a monada de niña hay un paso de dos cumpleaños que son los que ha cumplido este fin de semana Lalla Khadija, la segunda hija del Rey de Marruecos, Mohamed VI, y su esposa, Lalla Salma. Aquella pequeña, que nació el 28 de febrero de 2007 y que, con su llegada al mundo, rompió la ola de nacimientos reales de aquel año. Le siguieron en las cortes de Europa, entre otros bebés reales, la infanta Sofía de España, la princesa Isabella de Dinamarca y la princesa Arianne de Holanda.

Veintiuna salvas de cañón anunciaron desde palacio la buena nueva. Una noticia que venía a colmar de alegría y felicidad a sus orgullosos padres, así como a sus conciudadanos. Porque tras el príncipe Mulay Hasan, primogénito de la pareja real y Heredero del trono alauí (8 de mayo de 2003), le tocaba el turno a una niña hermosa y sana con sus 4,16 kilogramos de peso al nacer y sus 49 centímetros de estatura.

Lalla Khadija (llamada así en honor a su abuela materna) se ha ido convirtiendo en una pequeña muy guapa y simpática, como se puede apreciar en estas nuevas imágenes (tras las fotografías de su presentación oficial y las de su primer cumpleaños), que sus padres han hecho públicas con motivo de su segundo aniversario. Unas instantáneas para el mundo en la que la niña se presenta muy dulce. Una en la que la Princesa, ciudadana de honor de Chenguit, aparece con su melenita rizada suelta, retirada de la cara con una diadema con lazo, y otra, en brazos de su padre, Mohammed VI, con el pelo recogido en dos coletas y vestida muy femenina con un plumífero, una bufanda y unas botas de color blanco y rosa bebé, que combinó con unos pantalones oscuros. Un claro gesto de aperturismo y de ruptura con la imperante reserva de la Familia Real marroquí sobre su vida privada.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?