Los Reyes llegaron a este pequeño gran país con el propósito de ofrecer la experiencia de las empresas españolas como vía de modernización y de promover de forma activa el idioma del español
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

Una cena de gala en honor a los Reyes puso anoche el broche de oro a su estancia en Trinidad y Tobago

Los Reyes fueron recibidos en Trinidad y Tobago con todos los honores

Don Juan Carlos y doña Sofía, instantes antes de poner rumbo al pequeño país caribeño

LOS REYES ‘MUEVEN’ ESPAÑA A TRINIDAD Y TOBAGO

Don Juan Carlos y doña Sofía han comenzado su gira por América en Puerto España, la capital de este pequeño próspero país

17 FEBRERO 2009
“Si te mueves tú, tu negocio se mueve contigo”, anuncia un spot de telefonía. Y eso es precisamente lo que ocurre con la empresa de nuestros Reyes en cada una de sus visitas de Estado al extranjero. Que cuando ellos viajan, nuestro país lo hace con ellos también. Don Juan Carlos y doña Sofía se movieron (y España acoplada) por primera vez a Trinidad y Tobago. A tierras hermanas, que fueron descubiertas hace 511 años por Cristóbal Colón y bautizadas por él en honor a la Santísima Trinidad. A tierras, con el paso de los siglos, distanciadas. Los soberanos han vuelto a afianzar lazos con esta pequeña próspera república del Caribe, primera parada de su gira de seis días por América, con destinos también a Jamaica y a Estados Unidos.

Los Reyes llegaron ayer con el propósito de ofrecer la experiencia de las empresas españolas como vía de modernización y de promover de forma activa el idioma del español -actualmente sólo casi el 5 por ciento de la población lo habla- a este pequeño gran país. Un territorio reducido de tamaño, ya que lo forman dos islas (Trinidad con dimensiones equivalentes a Mallorca y Tobago, a La Gomera), situadas a 10 kilómetros de la costa venezolana, pero rico en petróleo y gas natural, así como con una importante economía. Aterrizaron con retraso, debido al viento, en el aeropuerto internacional de Puerto España, la capital del país, acompañados por el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y la secretaria de Estado de Comercio, Silvia Iranzo.

Recibieron a los Reyes y su comitiva con todos los honores. Les esperaban a su llegada el Primer ministro, Patrick Manning, una delegación de parlamentarios trinitenses y un derroche de color de mano de un grupo de niños y jóvenes vestidos de carnaval que hicieron una demostración del folclore local. Posteriormente, el Presidente de Trinidad y Tobago, George Maxwell Richards, obsequió nuevamente con una calurosa bienvenida a sus invitados reales.

El Rey tendió puentes en su discurso en el Parlamento. Don Juan Carlos insistió en estrechar las relaciones bilaterales en materia política, económica y cultural e hizo referencia al pasado común de ambos países. "Desde Cristóbal Colón, cuyas carabelas adornan el escudo de armas de esta República, y cuya estatua preside una de las bellas plazas de esta bella capital, hasta José María Chacón, último gobernador de la isla de Trinidad, nuestros destinos estuvieron unidos durante siglos", señaló el monarca. Celebró, a continuación, la "sólida posición en materia de reserva de divisas, deuda exterior y una tasa de inflación en términos razonables" con la que el país caribeño afronta la crisis económica y financiera. Y subrayó, por último, durante su intervención, que Trinidad y Tobago "persigue adaptar sus infraestructuras a los nuevos niveles de renta de la población", para lo cual "las empresas españolas de este sector disponen de una larga experiencia y de una fiabilidad contrastada en los cinco continentes". Una cena de gala en su honor ponía anoche el broche de oro a su estancia en Trinidad y Tobago, pero su viaje continúa. Y, con ellos, España seguirá moviéndose por América.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?