Antes de emprender su viaje de esta semana a Vietnam en solitario, el Príncipe reclamó una vez más en voz alta comprensión a sus conciudadanos para la Heredera: “Mi esposa necesita tiempo para reanudar sus deberes"
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

El Heredero añadió que tanto él como su esposa son conscientes de la importancia de las visitas de Estado, pero que se han tenido que tomar determinadas decisiones con relación a las circunstancias personales de cada uno

EL PRÍNCIPE NARUHITO PIDE A SUS CONCIUDADANOS COMPRENSIÓN PARA SU ESPOSA, LA PRINCESA MASAKO

"Hace todo lo que puede para cumplir con su agenda y asistir a tantos compromisos oficiales como le es posible", declaró en una conferencia previa a su viaje a Vietnam

10 FEBRERO 2009
Naruhito de Japón ha vuelto a sacar la cara por su esposa. Ha mostrado al mundo por enésima vez su apoyo incondicional a la princesa Masako y que sus promesas matrimoniales son firmes. Lo son en la salud y en la enfermedad; en privado, ante los ojos de nadie, y en público, ante los ojos de todos. Pese a quien pese.

Así, antes de emprender su viaje de esta semana a Vietnam en solitario, el Príncipe reclamó una vez más en voz alta comprensión para la Heredera. “Mi esposa necesita tiempo para reanudar sus deberes. Hace todo lo que puede para cumplir con su agenda y asistir a tantos compromisos oficiales como le es posible. Me gustaría pedir al pueblo japonés que comprendiera la situación y que nos contemplara desde una perspectiva a largo plazo”, declaró en una conferencia previa a su visita al país vietnamita.

El Príncipe añadió que tanto él como su mujer, aquejada durante varios años de un trastorno depresivo causado por su dificultad para adaptarse a la estricta vida de palacio y, por tanto, apartada en este tiempo de la atención pública, son conscientes de la importancia de las visitas de Estado, pero que se han tenido que tomar determinadas decisiones con relación a las circunstancias personales. "La princesa Masako está todavía bajo tratamiento", declaró. "Por eso, dada su situación, es necesario tomar una decisión prudente a la hora de considerar la idoneidad o no de que emprenda viajes oficiales teniendo en cuenta distintas variables como la distancia del trayecto, el período de la estancia y los tipos de actos a los que hay que asistir".

No es la primera vez que el príncipe Naruhito habla abiertamente acerca de la enfermedad de su esposa. Más recientemente, el Heredero pidió apoyo y comprensión para la madre de su única hija, la princesa Aiko, cuando le fue imposible acompañarlo en agosto de 2008 a España. Una defensa a utranza que comenzó en 2003 y que demuestra que el Heredero, además de Príncipe, es azul.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?