Don Jaime y el pequeño Felipe, abrigados con plumíferos y bufandas para resguardarse de las frías temperaturas sorianas, siguieron muy atentos cada una de las jugadas
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

DON JAIME DE MARICHALAR Y SU HIJO MAYOR, FELIPE, NOCHE DE FÚTBOL EN SORIA

2 FEBRERO 2009
El deporte rey congrega a las masas y, también, como el pasado sábado, a la realeza. El Duque de Lugo aprovechó una escapada durante el fin de semana a Soria -ciudad donde la familia Marichalar tiene una residencia solariega y en donde se reúne todos los años por Navidad-, para compartir con su hijo mayor, Felipe, una noche de fútbol en vivo en el Nuevo Estadio Los Pajaritos. Padre e hijo se convirtieron en los espectadores de excepción de un partido muy reñido entre el Real Madrid y el Numancia.

Don Jaime y el pequeño Felipe, abrigados con plumíferos y bufandas para resguardarse de las frías temperaturas sorianas, siguieron muy atentos cada una de las jugadas. La baldía disputa por el gol de la primera parte y la superioridad de los blancos en la segunda, tras imponerse con dos tantos. Raúl abrió el marcador haciendo historia una vez más en el Real Madrid, al lograr con su gol número 307 en el equipo merengue, igualar el récord que tenía el mítico Alfredo Di Stéfano. Los blancos se crecieron y apenas ocho minutos después anotaron el segundo gol por medio de Roben. El Numancia siguió buscando el empate, pero sin éxito. Un partido, en definitiva, histórico para el capitan madridista, trascendental para ambos equipos -el equipo de Soria queda a sólo tres puntos de los puestos de descenso y el Madrid, provisionalmente, a nueve puntos del Barcelona- e imborrable para un padre y su hijo.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?