Sus Majestades los Reyes, durante la tradicional recepción de principios de año al Cuerpo Diplomático acreditado en España
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

Un bello retrato de doña Sofía sonriendo amablemente a sus invitados

El buen humor y la simpatía de los Príncipes de Asturias ha reinado en la tradicional recepción de Año Nuevo al Cuerpo Diplomático acreditado en España

LOS REYES, CON LOS PRÍNCIPES DE ASTURIAS, RECIBEN AL CUERPO DIPLOMÁTICO ACREDITADO EN ESPAÑA

Don Juan Carlos hizo un nuevo llamamiento a "redoblar los esfuerzos diplomáticos" para un alto el fuego en Gaza en su discurso en la tradicional recepción anual

15 ENERO 2009
Los Reyes, acompañados de los Príncipes de Asturias, presidieron esta mañana en el Palacio Real la tradicional recepción de Año Nuevo al Cuerpo Diplomático acreditado en España. Acto en el que se pone de manifiesto el desarrollo de las relaciones diplomáticas y se comparten los proyectos que acaban de iniciarse o que se pondrán próximamente en marcha, que contó también con la presencia del Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el Ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos.

Confidencias, miradas y sonrisas
La recepción discurrió entre el ceremonial protocolario y las muestras de complicidad y cariño de los anfitriones. Antes de dar comienzo el besamanos, que precedió al discurso de don Juan Carlos, compartieron confidencias, miradas y sonrisas los Príncipes de Asturias, como acostumbran, por otra parte, en la mayoría de sus actos oficiales. También el soberano y el Heredero se hicieron algunos comentarios aparte, ante la atenta mirada de sus esposas, doña Sofía y doña Letizia, que destacaron entre las damas asistentes a la velada por su elegancia.

La reina Sofía, siempre impecable, lució para la ocasión un espectacular vestido negro con lentejuelas y, a tono con un bolso de mano dorado, como únicos adornos, un conjunto de collar, pendientes y broche de perlas amarillas. La princesa Letizia repitió el traje del año pasado: un favorecedor conjunto de terciopelo de la gama de los rojos, que ya vistió a su vez en una recepción anterior al Cuerpo Diplomático, formado por una chaqueta entallada, con escote redondo e incrustaciones a tono, y una falda larga con cola. Como único complemento, unos pendientes de brillantes.

"Un alto el fuego en Gaza"
Una vez concluido el besamanos, tocó el turno a la palabra. Don Juan Carlos hizo hoy un nuevo llamamiento a "redoblar todos los esfuerzos diplomáticos necesarios para lograr un alto el fuego" en Oriente Próximo ante la "grave crisis" que se vive en esta región, al tiempo que aseguró que España está "comprometida en contribuir a la solución" del conflicto que enfrenta a Israel y al movimiento islamista Hamás. Asimismo, abogó por "cooperar" para superar la "crisis financiera y económica mundial". También hizo alusión a la toma de posesión el próximo martes de Barack Obama como nuevo presidente de Estados Unidos, "un gran país amigo, socio y aliado, con el que queremos continuar profundizando e impulsando nuestras relaciones en unos tiempos marcados por una exigencia de cooperación en diversos frentes, en los que las relaciones transatlánticas cobran una renovada importancia".

Los otros dos temas centrales de su intervención fueron la Unión Europea e Iberoamérica. Respecto a la primera cuestión, el Rey señaló que ahora los "esfuerzos" están centrados en la "preparación de la Presidencia de la UE en 2010" y expresó su deseo de que para entonces se haya aprobado el Tratado de Lisboa. En cuanto a Iberoamérica, aseguró que España "quiere seguir acompañando el crecimiento político, social, económico y cultural" de esta región.

Cóctel sin prensa
Tras la intervención del Rey, se impidió, por segundo año consecutivo, acceder a la prensa al cóctel que se ofrece a los diplomáticos en el Palacio Real. Una decisión que justificó un portavoz de la Casa Real atendiendo a las siguientes razones: en primer lugar, porque la Casa del Rey no considera oportuno que se formen los habituales “corrillos” de la prensa en torno a los miembros de la Familia Real española o al Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; en segundo lugar, porque se trata de una recepción al cuerpo diplomático, y no a la prensa, y, por último, tampoco es lo habitual en otros países con monarquía que se invite a este acto a la prensa.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?