La infanta Cristina tuvo en brazos a Irene, su hija pequeña que con sólo tres años comentaba con su madre todo lo que veía
Pinche sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotografías

Miguel, ya recuperado de su reciente operación de mandíbula, se subió a los hombros de su padre Iñaki Urdangarín para intentar coger caramelos

LOS HIJOS DE LAS INFANTAS ELENA Y CRISTINA, MUY ILUSIONADOS EN LA CABALGATA DE REYES DE BAQUEIRA

Los pequeños cogieron caramelos y charlaron con Melchor, Gaspar y Baltasar

7 ENERO 2009
La cabalgata de los Reyes Magos en la estación de esquí de Baqueira Beret reunió a decenas de niños que, con tal de ver pasar a sus Majestades cargados de regalos, soportaron el frío que hacía en la estación de esquí catalana. Entre los asistentes estaban las infantas Elena y Cristina que dieron la bienvenida al año practicando su deporte favorito y acompañaron a sus hijos, que esperaban con mucha ilusión el momento. Los pequeños, muy emocionados, no se perdieron ni un detalle de la comitiva que esa misma noche iba a pasar por su puerta y con los ojos muy abiertos vieron un desfile lleno de sorpresas.

Juan Valentín, Pablo Nicolás y Miguel, los tres hijos mayores de la infanta Cristina, se mezclaron con la multitud intentando coger los caramelos que tiraban los pajes, ante la atenta mirada de su padre Iñaqui Urdangarín, que incluso subió a sus hombros a Miguel para que pudiera ver mejor. También Irene, la benjamina de la familia, vio la cabalgata desde una posición privilegiada y es que la niña, con sólo tres añitos, no se bajó de los brazos de su madre con la que comentaba, con asombro, lo que iba descubriendo. Junto a ellos estaban sus primos, Felipe Juan Froilán y Victoria Federica, muy abrigados al igual que su madre la infanta Elena, casi irreconocible con un sombrero que le tapaba casi toda la cara.

Uno de los momentos más especiales para los niños fue sin duda cuando se acercaron Melchor, Gaspar y Baltasar, recién llegados de Oriente, a saludarles y darles la mano. Dejando a un lado la timidez, charlaron con los Magos a los que seguramente preguntaron si en los camellos llevaban todos los juguetes que habían apuntado en su carta. Con este día festivo, las Infantas pusieron punto y final a sus vacaciones navideñas, parte de las cuales han pasado en esta estación invernal, que ya se ha convertido en uno de sus destinos imprescindibles en estas fechas. Los Duques de Palma llegaron a Baqueira el día uno de enero, después de pasar Nochebuena y Navidad en Vitoria con la familia de don Iñaki Urdangarín, mientras que la infanta Elena se reunió allí con sus hijos en Nochevieja, ya que los niños pasaron la primera parte de sus días libres con su padre Jaime de Marichalar en Soria.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?