Los príncipes Alberto, Carolina y Estefanía inauguraron la Navidad con la entrega de regalos en Palacio a los niños monegascos
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones

Alberto II fue uno de los participantes en el chapuzón solidario organizado a favor de los niños víctimas del tsunami que devastó el sudeste asiático en 2004

LA DIVERTIDA AGENDA NAVIDEÑA DE LA FAMILIA REAL MONEGASCA

Tanto el príncipe Alberto II como sus hermanas han dedicado buena parte de su tiempo a estar con los más pequeños de la familia y a presidir actos benéficos a favor de la infancia

27 DICIEMBRE 2008
Los niños de Mónaco, en general, y los de la familia Grimaldi en particular están de enhorabuena. Este año, tanto el príncipe Alberto II como sus hermanas, las princesas Carolina y Estefanía han hecho de la diversión de los más pequeños unos de los ejes principales de su agenda navideña.

A mediados de diciembre los tres cumplían con unas de las tradiciones más arraigadas: la entrega de regalos a los niños monegascos en Palacio. Pero también se han encargado de que sus propios hijos disfruten de unos divertidos días de vacaciones navideñas. La princesa Carolina llevaba en las vísperas de Nochebuena a su hija pequeña, la princesa Alejandra a un parque de atracciones, donde la niña demostró sus habilidades como incipiente escaladora en un circuito cerrado presidido por Spiderman, uno de los más famosos héroes infantiles.

También su primo Alexander, hijo del príncipe Alberto y de la ex azafata Nicole Coste, hizo gala de sus dotes como conductor al mando de un coche de carreras en una pista de autos de choque, situada en Montecarlo. El pequeño estuvo en todo momento acompañado por su madre, que comentaba sus 'hazañas' automovilísticas con una amiga.

La imagen más refrescante
El soberano monegasco ha sido el protagonista de una de las instantáneas más insólitas del invierno. Alberto II ha participado en el tradicional baño caritativo de Navidad organizado por la Asociación TATSA (Tahi After Tsunami Schooling Aid) en Mónaco.

Su objetivo no es otro que recaudar fondos destinados a la escolarización de las víctimas tailandesas del tsunami que arrasó el sureste asiático hace cuatro años. El Príncipe se enfundó su bañador bajo el traje típico de Papá Noel y se lanzó al agua sin pensárselo dos veces. Con la mejor de sus sonrisas y, en compañía de los voluntarios que quisieron participar en esta iniciativa solidaria, el príncipe Alberto se hizo la tradicional foto de familia.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?