El Rey saluda a Alicia Koplowitz
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

El Duque de Aliga, saludando a la Reina

LOS REYES RECIBEN A LOS GRANDES DE ESPAÑA EN LA ÚLTIMA AUDIENCIA DEL AÑO

El Duque de Aliaga y Alicia Koplowitz integraba, entre otros, la delegación nobiliaria asistente a Palacio

23 DICIEMBRE 2008
Las vacaciones de Navidad de don Juan Carlos y doña Sofía han llegado este año en el último momento. Los Reyes han cerrado hoy mismo, víspera de la primera gran cita navideña, la Nochebuena, su agenda oficial del curso 2008 con las dos últimas audiencias en el palacio de Zarzuela: al consejo de Administración de Patrimonio Nacional, presidida por Yago Pico de Coaña, y a la Diputación Permanente y Consejo de la Grandeza de España, encabezada por el Conde de Elda, Enrique Falcó y Carrión. Ambos organismos, estrechamente vinculados con la Familia Real española.

Tras una breve recepción al consejo de Administración de Patrimonio Nacional, una entidad orgánicamente dependiente de la Presidencia del Gobierno, que custodia los bienes de titularidad del Estado afectados al uso y servicio del Rey y de los miembros de la Real Familia, para el ejercicio de la alta representación que la Constitución y las leyes les atribuyen, los soberanos se han despedido hasta 2009 con un último acto oficial. La última audiencia del año para los primeros, la Grandeza española. La delegación nobiliaria invitada a Palacio estaba integrada por trece personalidades, entre otros ilustres, por el Duque de Aliaga, segundo hijo de Cayetana de Alba, y Alicia Koplowitz, quien mantiene una discreta relación con el primogénito de la Duquesa.

La Grandeza constituye la máxima dignidad de la jerarquía nobiliaria española. La concede el Rey y va generalmente unida a un Título del Reino y con carácter hereditario. La Grandeza pasó de ser una situación de hecho en el XIV y XV a convertirse con el paso de los siglos en una Corporación específica, estructurada en una Asamblea y un Consejo y Diputación Permanente. Los privilegios y honores de los Grandes consistían encubrirse en presencia del Rey, recibir de éste el tratamiento de primos, ser invitados a los principales acontecimientos de la Corona y de la Familia Real, sentarse en un banco preferente en la Capilla Real, no ir a la guerra sino con categoría de Jefes y sueldo de Generales, no poder ser apresados excepto mas por una cédula especial del Rey, tener entrada libre en palacio hasta la Galería de Retratos, dos estancias antes de la Regia Cámara, recibir honores militares y disponer de pasaporte diplomático.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?