El informe forense concluye que el fallecimiento del penúltimo Emperador de China, que vivió entre 1871 y 1908, se debió a "un envenenamiento agudo de arsénico"
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

Un historiador especializado en la dinastía Qing, expresó sus sospechas acerca de que hubiera sido ejecutado por orden de la emperatriz Cixi

ARSÉNICO, CAUSA DE LA MUERTE DEL PENÚLTIMO EMPERADOR DE CHINA

6 NOVIEMBRE 2008
La ciencia moderna puede haber desenmarañado uno de los grandes misterios de la Historia china: la causa de la muerte de su penúltimo Emperador. Las pruebas forenses han revelado que el emperador Guangxu, que vivió entre 1871 y 1908, murió envenenado con arsénico hace 100 años, en el ocaso de la China imperial, según un informe publicado el pasado lunes en el diario oficial China Daily.

Los expertos analizaron dos cabellos de Guangxu en los que encontraron una cantidad de arsénico 2.000 veces superior a la de cualquier ser humano, cifra que les llevó a concluir que el fallecimiento se debió a "un envenenamiento agudo de arsénico". El hallazgo culmina un proyecto científico que se inició en 2003 y fue desarrollado por el Instituto de Energía Atómica de China (CIAE, siglas en inglés) como parte del programa de Compilación de la Historia de la Dinastía Qing.

Los resultados arrojan luz a un misterio que ha hervido a fuego lento a lo largo de un siglo. Guangxu ascendió al trono en 1875, con apenas cuatro años, y gobernó a la sombra de su tía biológica, la emperatriz viuda Cixi, que adoptó al chico poco antes de que éste se convirtiera en Emperador. La Emperatriz continuó ejerciendo su influencia aún después de que el soberano alcanzara su mayoría. Pero cuándo él trató de reformar el débil sistema imperial de la Dinastía Qing y transformarlo en una monarquía constitucional en 1898, medidas demasiado liberales para la China de la época, gran parte de la élite del país asiático conspiró junto a la controvertida Emperatriz viuda para arrebatarle el mando y encerrarlo en su propio palacio.

Sospechosos del asesinato
Así permaneció hasta noviembre 1908, cuando Guangxu murió a la temprana edad de 36 años, sólo 22 horas antes de que la emperatriz Cixi falleciera a los 74 a causa de una grave enfermedad. Les sucedió en el trono un chico de 2 años de edad, Puyi, que fue forzado a dimitir cuatro años después, en 1912, cuando la Revolución china derrocó el sistema imperial.

La identidad del asesino continúa siendo un misterio. No obstante, Dai Yi, un historiador especializado en la dinastía Qing, emitió sus sospechas acerca de que hubiera sido ejecutado por orden de la emperatriz Cixi. Sostiene esta misma hipótesis El Tiempo de Información, diario cantonés, que apuntó además otros dos nombres como posibles autores del envenenamiento: un sirviente de palacio muy cercano a la Emperatriz, llamado Li Lian Ying, y el autoritario Yuan Shi Kai. Este último, partidario en principio de las reformas propuestas por Guangxu, acabó proclamándose Presidente de la República de China entre 1912 y 1915 y ostentó durante unos meses el título de Emperador.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?