LA MINIFALDA ENTRA TRIUNFAL EN LOS PALACIOS DE EUROPA

Las Princesas Herederas acortan su ropa y se apuntan, recatadamente, a las nuevas tendencias en moda

Pulse sobre la fotografía para ver la galería de imágenes

La princesa de Asturias, Mary Donaldson, Máxima de Holanda, Matilde de los Belgas, Victoria de Suecia parecen haberse puesto de acuerdo a la hora de meter las tijeras en su armario. Después de unos años en los que triunfaron las faldas de recatado largo, las futuras Reinas del siglo XXI acortan centímetros a sus modelos no para ser más libres o para romper reglas como hace cuatro décadas, sino para vestir sus vidas y su agenda oficial en consonancia con unos tiempos que han vuelto a poner de manifiesto que la falda corta sobrevivirá eternamente a todas las modas y tendencias.
Aunque sus faldas y vestidos no terminan quince centímetros por encima de la rodilla –tal y como propuso en los sesenta Mary Quant cuando entró en la historia de la moda con la presentación en sociedad de la minifalda-, las Princesas de Europa tampoco han sido capaces de sustraerse a esta prenda, incluida, tras su arrollador triunfo, entre los mejores inventos del siglo XX.

Las princesas Herederas meten las tijeras en su armario
Un invento absolutamente necesario para una sociedad urbana en la que la mujer quería decir, sin tener que discutir, que en su cuerpo sólo mandaba ella y que su dignidad o sus valores nada tenían que ver con un trozo más o menos de tela.
Aunque no es la primera vez que la princesa Matilde de los Belgas se deja ver con una semi-mini –las ha llevado en innumerables ocasiones-; o que la princesa Letizia se atreve con un vestido evasé ligeramente acortado, en el inicio de este otoño, las Princesas Herederas parecen haberse puesto de acuerdo a la hora de “acortar” lo que han de colgar dentro de su armario.

Un “glamour” más corto
Al más puro estilo Mary Quant –Victoria con un modelo negro ribeteado en blanco-; en una clara apuesta por las formas geométricas –la Princesa de Asturias-; como homenaje a las recatadas faldas que fueron ganando en libertad centímetro a centímetro -–la princesa Máxima-; o a las tableadas de aire infantil –la princesa Marie de Dinamarca-, las futuras Reinas irrumpen en la vida oficial atrapadas por la idea de un “glamour” más corto.
En la década de los sesenta, fue la reina Paola de los belgas –entonces, Princesa- la que revolucionó las cortes europeas con sus minifaldas y sus biquinis; en los 90, le tocó a la Princesa Diana protagonizar la “revolución” en la misma corte en la que la inventora de la minifalda sería condecorada por la reina Isabel II… Ahora, en el inicio del tercer milenio, son las princesas Herederas de Europa las que llevan a palacio, con toda normalidad, estas nuevas prendas de tendencia.

  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?