La princesa Mary asisti a las afueras de Gulu, durante su viaje oficial a Uganda, a una demostracin de explosin controlada de minas a cargo de tcnicos de la ONG 'Ayuda danesa para el refugiado'
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

La Princesa inspeccion la zona antes y despus del estallido, como parte de una actividad programada por la organizacin 'Ayuda danesa para el refugiado', de la que ella es protectora

A medida que iba calando en ella la terrible realidad de los ugandeses, la princesa Mary fue sacudindose el cargo, soltndose del fro protocolo y despojndose de todo lo ftil para estrecharse en un sincero abrazo

La Princesa ha conocido a gente profundamente pobre y de mirada triste, pero capaz tambin de bailar y cantar pese a la desgracia. Personas que emanan "alegra de vivir y capacidad de supervivencia"

MARY DE DINAMARCA, UNA NUEVA PRINCESA CONTRA LAS MINAS ANTIPERSONA

3 OCTUBRE 2008
La lucha contra las minas antipersona tiene una nueva Princesa abanderada: Mary de Dinamarca. La cruzada que patrocin la princesa Diana caminando por los campos minados para difundir su mensaje de condena de dichos artefactos explosivos y que, despus de su muerte, la reina Noor asumi denunciando el uso y la produccin de las minas antipersona en todos los rincones de la tierra, vuelve a encontrar en la realeza una mano amiga. La princesa Mary, vestida con un traje con proteccin especial y un casco, asisti ayer a las afueras de Gulu, durante su viaje oficial a Uganda, a una demostracin de explosin controlada de minas a cargo de tcnicos de la ONG Ayuda danesa para el refugiado.

Bajo un sol de justicia, la Princesa inspeccion la zona antes y despus del estallido, como parte de una actividad programada por la organizacin, de la que ella es protectora, para que conociera uno de los proyectos que impulsa en este pas asolado por los efectos de un largo conflicto blico. Visit a continuacin la escuela de Pakwelo, donde a decenas de nios se les ensea a no tocar municin que no ha explotado y a avisar a sus padres si encuentran alguna, ya que ste es uno de los mayores peligros de la zona, segn le contaron profesores y alumnos. "Estn aqu (el personal de la ONG) para salvar vidas. Nos contaron cmo seis nios murieron hace tres meses: uno encontr un trozo de municin y llam a sus amigos. Todos fallecieron al instante, entre ellos un niito de 18 meses", relata la Princesa.

Menos Princesa, ms persona
La princesa Mary que se interesaba con inquietud por las minas no era la misma persona que haba llegado al pas africano das atrs amparndose en su papel de Princesa, tal vez por su inexperiencia en escenarios tan necesitados, tal vez para protegerse de la visin cotidiana de tanto sufrimiento. Pero le fue imposible resistirse. Poco a poco a medida que iba calando en ella la terrible realidad de los ugandeses, fue sacudindose el cargo, soltndose del fro protocolo y despojndose de todo lo ftil para estrecharse en un sincero abrazo. De persona a persona.

En cuatro das llenos de experiencias, con viajes en avin y coche, escoltada por la polica y los militares, la princesa Mary se ha encontrado con cientos y cientos de refugiados y desplazados, gente profundamente pobre y de mirada triste, pero capaz tambin de bailar y cantar pese a la desgracia. Individuos que emanan "alegra de vivir y capacidad de supervivencia", uno de los aspectos que ms le han sorprendido. El viaje tambin ha dejado ancdotas simpticas, como cuando un anciano interrumpi un discurso en un centro de salud con una oracin incomprensible y les entreg luego a la Princesa y al resto de la delegacin huevos de gallina, o cuando la Heredera, rodeada de nios en ese hospital, se puso a hacerles cosquillas a los pequeos provocando un estruendo de risas.

"Han pasado por un infierno, pero hay esperanza"
La princesa Mary reconoci que la visita le ha servido para cambiar la imagen que tena en "blanco y negro" por otra ms matizada, lo que aumenta su capacidad para entender los problemas y buscar soluciones. "Antes de viajar le y escuch mucho sobre esta zona y los problemas de la gente. Pero regreso con una perspectiva humana, y quizs sea lo ms importante. Nunca se me ocurrira tratar de ponerme en su lugar, con todo lo que han pasado. Pero cuando se ve la miseria y se escuchan sus historias, se entiende qu significa.

La Princesa admite que es difcil olvidar esas imgenes, que aparecen continuamente y que le han "tocado" hondo: "Cuando reclino mi cabeza sobre la almohada por las noches tardo tiempo en dormir: las imgenes de rostros adultos e infantiles pasan una y otra vez por mi mente. En sus caras puedo ver que han pasado por un infierno, pero hay esperanza", seal. Probablemente la experiencia ms fuerte haya sido el encuentro con los nios, antiguos soldados, de la escuela de Moyo, sus canciones sobre sus desgracias, ante las que no pudo evitar que se le cayeran las lgrimas. "Esa cancin, esa cancin que nos cantaron, en la que van contando sus propias historias uno a uno, me caus una gran impresin. Pero debe tener tambin un efecto purificador para ellos poder ponerle palabras a todo lo que han vivido".


  • Compartir esta noticia:
  • Aadir a del.icio.us
  • Aadir a marcadores de google
  • Aadir a mename
  • Aadir a YahooMyWeb
  • Aadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta pgina a Mister Wong


Qu es esto?