Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

LOS SARKOZY TOMAN NUEVA YORK

La Primera Dama francesa rivalizó en elegancia con Catherine Zeta Jones durante la fiesta en la que su esposo, el presidente Nicolás, recibía un premio humanitario

23 SEPTIEMBRE 2008
El Presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, y su esposa, Carla Bruni, han demostrado cómo puede llegar a cundir el tiempo o, en su caso, un viaje a Nueva York. Una visita en la que no ha faltado ningún ingrediente: ocio, turismo y compromisos sociales y políticos varios. La ciudad de los rascacielos se ha impregnado por unos días del glamour parisino, gracias a la presencia de la pareja presidencial francesa, que tomó la Gran Manzana deslumbrante para, entre otros asuntos, recibir un premio humanitario concedido a Sarkozy por la fundación de Elie Wiesel, Nobel de la Paz.

Por sus eminentes matrimonios, su belleza y carreras de éxito, Carla Bruni y Catherine Zeta-Jones son dos de las mujeres de las que más se habla y escribe en el mundo. Así que la prensa daba palmas al ver juntas a las damas conversando animadamente, y tal vez intercambiando algún que otro consejo acerca de la vida en el ojo público, cuando se encontraron ambos matrimonios Douglas-Zeta-Jones y Sarkozy-Bruni en la fiesta en la que el Presidente galo recibió su premio humanitario.

Todos los ojos -no menos los de su esposo- se posaron en Carla, cuando ella se abrió paso entre la multitud, envuelta como siempre en un halo de sofisticación, luciendo un traje de gala azul eléctrico cortado al talle con una cinturilla de faux perlas. Una puesta en escena por la que fue proclamada por los medios de comunicación locales: la belle de la Gran Manzana. No se quedó atrás en elogios, la actriz, que también deslumbró con un vestido azul noche de seda con drapeado en la cintura y falda de volantes. Ambas damas rivalizaron en belleza y elegancia. Fue una de las citas angulares de su apretada agenda, pero su estancia ha dado mucho más de sí.

Trío de damas comprometidas
Carla Bruni no sólo se ha entablado amistad en su visita a Nueva York con estrellas de Hollywood, también ha estrechado lazos (amistosos y profesionales) con una ya vieja amiga de la realeza. Y es que la Primera Dama ha aprovechado también su estancia para unir fuerzas con la reina Rania de Jordania, y Wendy Murdoch, esposa del magnate de comunicación Rupert Murdoch, en la lucha contra la mortalidad de las parturientas, cuya tasa pretenden reducir en un 75 por ciento para el 2015. Una iniciativa que cuenta con la colaboración de la ONU.

Durante su estancia en Nueva York, la pareja presidencial no ha dejado deberes sin hacer: Sarkozy dio una conferencia en la ONU, en la que estuvo acompañado por su esposa; la pareja visitó el museo Guggenheim y Carla, además el Metropolitan, y mientras Sarkozy almorzaba con el Secretario General de la ONU, Ban Ki Mun, Bruni hacía lo mismo con Laura Bush. Ni siquiera han pasado por alto sus tablas de ejercicios sin hacer. Los Sarkozy, grandes apasionados del deporte, salieron a hacer footing, acompañados de sus guardaespaldas, a primera hora de la mañana por las calles de la Gran Manzana, demostrando estar en muy buena forma.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?