La infanta Cristina cumplió con el protocolo y lució un sobrio vestido negro y peineta y mantilla españolas del mismo color
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones

Doña Cristina y su esposo viajaron hasta Castel Gandolfo, residencia estival del Papa, para ser recibidos en audiencia privada

LOS DUQUES DE PALMA, RECIBIDOS EN AUDIENCIA PRIVADA POR BENEDICTO XVI

Tras el encuentro, el Papa saludó a los padres de Iñaki Urdangarín, que también se encuentran en Roma celebrando sus bodas de oro en compañía de sus hijos

20 SEPTIEMBRE 2008
Doña Cristina e Iñaki Urdangarín llegaron esta semana a Roma para celebrar con este viaje una fecha muy especial. Juan María Urdangarín, que acaba de cumplir 75 años, y Claire Liebert, padres de Iñaki, cumplen sus bodas de oro. Y han decidido celebrar esta aniversario con un viaje en compañía de todos sus hijos y sus respectivos conyuges. Así mismo, la infanta Cristina y su marido tenían otra cita muy importante también en la ciudad eterna. Ayer por la mañana eran recibidos en audiencia privada por Benedicto XVI.

Ambos se mostraron muy cariñosos con el Papa, con quien conversaron un buen rato en una de las dependencias de Castel Gandolfo, residencia pontificia estival situada a las afueras de Roma. Testigo de este encuentro fue también Francisco Vázquez, embajador de España en la Santa Sede. En esta ocasión, y como es preceptivo, la Infanta lució un sobrio vestido negro con mantilla y peineta española a juego, mientras que el Duque de Palma optó por un elegante traje de chaqueta en color oscuro, al igual que su corbata, y completó su atuendo con una sencilla camisa blanca.

Tras el encuentro con los Duques de Palma, Benedicto XVI quiso saludar a los padres y los seis hermanos de Iñaki Urdangarín, que también se habían desplazado hasta Castel Gandolfo. Sin embargo, no estuvieron presentes los cuatro hijos de los Duques de Palma, plenamente incorporados al nuevo curso escolar en el Liceo Francés de Barcelona. En este esperado encuentro con el Papa, la infanta Cristina le hizo entrega de un obsequio, aunque no ha trascendido de qué se trataba, y Benedicto XVI posó con el clan Urdangarín al completo en una fotografía que a buen seguro tendrá un lugar destacado en el álbum familiar. Una vez que concluyó la audiencia pontificia, los Duques y sus familiares regresaron a Roma para visitar la Basílica de San Pedro y los Museos Vaticanos.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?