Charlene Wittstock es una más en la familia Grimaldi y ya es el tercer año que acude al Baile de la Cruz Roja
Pinche sobre la imagen para ver las ampliaciones

La novia del príncipe Alberto luce en sus últimas apariciones un look mucho más sofisticado y elegante

CHARLENE WITTSTOCK BRILLA CON LUZ PROPIA EN EL BAILE DE LA CRUZ ROJA DE MÓNACO

La princesas Carolina y Estefanía rivalizaron en belleza con la novia del príncipe Alberto, que últimamente luce una imagen más sofisticada y elegante en todas sus apariciones públicas

2 AGOSTO 2008
La novia de Alberto II de Mónaco ya se perfila como una de las mujeres más bellas y distinguidas del pequeño principado. Así lo demostró ayer en la 60º edición del Baile de la Cruz Roja, celebrado en el Sporting Club de Montecarlo. Charlenne Wittstock se hizo anoche, por méritos propios, un hueco entre las damas más elegantes del evento. Apareció, cogida del brazo del príncipe Alberto, ataviada con un espectacular vestido de noche. Además, en sus últimas apariciones la nadadora sudafricana ha lucido un nuevo peinado, mucho más sofisticado que el anterior y que resalta aún más su estilizada figura.

Para esta velada tan glamourosa, Charlene eligió un vestido largo de gasa drapeada en color vainilla con detalles de color malva en los bajos y en la flor que llevaba a modo de complemento en el cuello. La joven completó su look con unos sencillos pendientes y un bolso joya de reducidas dimensiones. Es un hecho que la novia de Alberto II se está superando en los sucesivos bailes de la Cruz Roja a los que asiste.

Ya es el tercer año que la deportista acude a esta cita solidaria, y no sólo ha ganado en elegancia en el vestir, sino también en seguridad y naturalidad en su manera de comportarse. Quizás hayan tenido mucho que ver en su adaptación a su nueva vida en Mónaco sus, previsiblemente, futuras cuñadas, las princesas Estefanía y Carolina. Las hermanas del soberano monegasco no quisieron perderse este destacado evento y disfrutaron de una divertida velada junto a éste y su novia. También estuvo completando la estampa familiar el príncipe Ernesto de Hannover, marido de Carolina de Mónaco.

Sus mejores 'maestras'
A juzgar por las muestras de cariño y complicidad entre los hermanos parece que las relaciones entre los hijos de los príncipes Raniero y Grace son ahora mejores que nunca. También es especial el aprecio que une a las princesas monegascas con su futura cuñada. Tanto Carolina como Estefanía han arropado e integrado a Charlene en numerosos actos durante los más de dos años que ya dura su noviazgo con el príncipe Alberto. Esto ha hecho que la sudafricana se encuentre como pez en el agua junto a invitados de la talla de Ivana Trump y su marido, el italiano Rossano Rubicondi, o del diseñador Karl Lagerfeld, que suele ser uno de los asiduos asistentes al baile solidario organizado por la Cruz Roja.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?