Nicolás Sarkozy ha creado moda: el tacón para caballero es el último capricho de personalidades y ricos
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

Los centímetros de tacón que no lleva la Primera Dama de Francia en apariciones públicas junto a su esposo, los lleva el Presidente, hasta siete, repartidos en alza y tacón

LOS TACONES DE SARKOZY ‘DEJAN HUELLA’ ENTRE LAS CELEBRIDADES MASCULINAS

Se han rendido a las alzas, personalidades como el Primer Ministro de Italia, Silvio Berlusconi, el actor Tom Cruise, el cantante Elton John y el diseñador Karl Lagerfeld

17 JULIO 2008
Ahora la altura social y profesional de un hombre se mide también en centímetros. Y es que el tacón para caballero es el último capricho de personalidades y ricos. Vino, y ha vuelto, de Francia, la corte de la moda. Luis XIV, el rey Sol, dueño de sí y del Universo, fue el primer hombre que los llevó. El soberano no sólo siguió al dictado las tendencias de la moda, sino que, dada su enorme influencia, impuso algunas de sus costumbres en el vestir: enormes pelucas de pelo natural, mangas adornadas de ricos encajes venecianos y, como no, sus famosos zapatos de tacón alto.

Zapatos exquisitos y únicos elaborados siempre por su zapatero personal, el francés Nicholas Lestage. Un artesano al que dio precisas instrucciones: refinados, aunque adornados con vistosos lazos, brocados y piedras preciosas; suelas de color rojo; tacones con una pequeña curvatura; bordados en plata con escenas de batallas... Todo un derroche de imaginación y sofisticación. Hasta tal punto el Rey se hizo fanático de sus nuevos zapatos -en parte, para hacer constatar su supremacía- que prohibió llevar el exclusivo modelo al resto de la corte y aquel que le desobedeciera sería castigado con la pena de muerte.

Cuatro siglos después, otro francés de gran talla (no literal, obviamente) los ha paseado por todo el globo: el presidente Nicolás Sarkozy. El mandatario galo, que quiso llegar a lo más alto en su carrera política, una vez instalado en la cumbre y casado con la ex top model y cantante, Carla Bruni, se calzó unos tacones (de siete centímetros) para estar a la altura de su tercera esposa y, tal vez, también para apreciarse, de manera figurada, en el podium presidencial. Sus tacones, para ser y sentirse más alto, han dejado huella entre las celebridades masculinas. Se han rendido a las alzas, entre otros, según cita el Corriere della Sera, el Primer Ministro de Italia, Silvio Berlusconi (de cinco a siete centímetros); el actor Tom Cruise (de tres centímetros), el cantante Elton John (de cinco centímetros) y el diseñador Karl Lagerfeld (de nueve centímetros).

Y cada vez ganan más adeptos. Aunque no es fácil hacerse con un par de estos. Los maestros zapateros hacen a mano los exclusivos zapatos, ex profeso para el cliente, según su horma, tras un escrupuloso estudio y un proceso de elaboración de tres a cuatro meses, lo que, por supuesto, encarece el producto: pueden encontrarse por el módico precio de 2.000 a 30.0000 euros. Pero también los tacones Sarkozy tienen detractores que consideran, al margen de aquellos individuos que los necesitan por razones ortopédicas, que los famosos que lucen tacones para aparentar ser más jóvenes, más guapos, más delgados, escasean de personalidad. Que los importantes de verdad no tienen necesidad de llevarlos y que, por cuestión de estilo, un hombre elegante nunca los tendrá en su guardarropa. ¿O sí? Los forofos se rebelan. Con dos tacones.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?