Los Reyes, acompañados por los Príncipes de Asturias, obsequiaron con una cena en el Palacio Real al rey Abdalá de Arabia Saudí
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

Los Príncipes de Asturias se dieron de nuevo cita anoche en el Palacio Real de Madrid

LOS REYES OFRECEN LA ÚLTIMA CENA DE GALA EN PALACIO ANTES DEL VERANO

Don Juan Carlos y doña Sofía, acompañados por los Príncipes de Asturias, agasjaron al Rey de Arabia Saudí en el Palacio Real

16 JULIO 2008
Los reyes don Juan Carlos y doña Sofía, acompañados por los Príncipes de Asturias, volvieron a darse cita anoche en el Palacio Real de Madrid, antes de echar en estos próximos días el cierre por vacaciones, para agasajar al Rey de Arabia Saudí y Custodio de las dos Mezquitas, Abdalá Bin Abdulaziz Al Saud, quien ha viajado a la capital española con motivo de la Conferencia Mundial para el Diálogo.

Las relaciones entre las Casas Reales de España y Arabia son fluidas como demuestran sus frecuentes encuentros -el más reciente, la visita que el pasado mes de mayo hizo don Juan Carlos a la ciudad árabe de Yeda, donde se reunió con el rey Abdalá, quien a su vez viajó oficialmente a España en junio del año pasado- y el ambiente distendido y cercano que reina en cada uno de ellos. Ayer se notó especialmente la buena sintonía. Tanto entre anfitriones e invitado de honor, como entre los matrimonios o entre suegra y nuera, que conversaron animadamente antes de pasar al Comedor de Gala del Palacio Real. A ellos se unieron los miembros de las delegaciones de España y Arabia Saudí. La española la encabezó el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y la saudita formada por los miembros de su Ejecutivo que se han desplazado para esta visita.

Los atuendos de las damas volvieron a dar la nota de elegancia y sofisticación a la velada. La Reina se decantó por un vestido negro con lentejuelas, que complementó con enormes pendientes y pulsera de brillantes. La sencillez y la naturalidad primaron en la puesta en escena de anoche de la princesa Letizia en el Palacio Real. Recicló modelo –una sencilla blusa de seda de manga corta y botones delanteros, de color frambuesa, que daba más protagonismo a la falda larga, a tono, formada por pequeños volantes y de organza-, renunció a las ostentosas joyas de la Corona adornando su conjunto por un brazalete de brillantes y llevó el pelo con cierto aire informal, suelto y cayéndole hasta la altura de los hombros.

Hoy más, aunque de otro cariz. Ambos soberanos presidirán la apertura de la Conferencia Mundial para el Diálogo, que emplazó en Madrid al rey Abdalá. El encuentro fue anunciado por el monarca en la Conferencia Islámica Internacional el pasado 30 de mayo en la Meca, cuna del Islam, y tiene la finalidad de discutir cuestiones como la cooperación internacional, los derechos humanos, asuntos como la seguridad y la paz y la convivencia pacífica en el mundo. A la reunión asistirán líderes religiosos católicos, protestantes, musulmanes, judíos, ortodoxos, budistas, taoístas o evangélicos de medio centenar de países, desde Estados Unidos a China pasando por Argelia, Irak o India. La organización ha invitado como representantes de España al Presidente de la Conferencia Episcopal, cardenal Antonio María Rouco Varela, al Presidente de la Fundación Cultura de Paz y ex director de la UNESCO, Federico Mayor Zaragoza, o al escritor Juan Goytisolo.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?