Carla Bruni vuelve a eclipsar a su marido, Nicolás Sarkozy, en una nueva cita oficial: su visita de Estado a Túnez
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

Carla lució a su llegada a Túnez un conjunto recatado, muy semejante a aquellos con los que se ganó a la prensa británica y con los que fue comparada a Jackie Kennedy durante su gran debut internacional como Primera Dama en Reino Unido

CARLA BRUNI VUELVE A CENTRAR LA ATENCIÓN EN UNA CITA OFICIAL

Acompaña a su esposo, Nicolás Sarkozy, en una visita de Estado en Túnez

29 ABRIL 2008
Carla Bruni amenaza una vez más con eclipsar a su marido en una nueva cita oficial. Y es que volvió a convertirse en el blanco de todas las miradas a su llegada a una nueva visita de Estado como Primera Dama de Francia junto a su esposo, Nicolás Sarkozy. La modelo y cantante acompañó al mandatario a Túnez donde fueron recibidos en el aeropuerto por el presidente, Zine el Abidín Ben Alí, y una nube de fotógrafos voraces de fotos de una de las reinas de la elegancia.

Carla Sarkozy, acostumbrada a cruzar el globo y a desfilar por lo ancho y alto del mundo sus medidas de top model y su sofisticado magnetismo, continúa fascinando en su nuevo cargo oficial como Primera Dama de Francia. Sus puestas en escena, cuidadas al máximo, le han granjeado desde el primer momento el aplauso de los expertos de moda, especialmente con ocasión de su gran debut internacional el pasado mes de marzo en Reino Unido.

Complicidad y 'glamour'
Para esta cita, que tiene como fin promover una alianza entre la Unión Europea y los países medio-orientales y norteafricanos, Carla ha lucido un conjunto recatado semejante a aquellos con los que se ganó a la prensa británica y a sus conciudadanos y con los que fue comparada a Jackie Kennedy: un sencillo vestido negro sin mangas hasta debajo de las rodillas y complementos de Chanel. Remataron su look una coleta despeinada, un maquillaje natural, y, como únicos adornos, un conjunto de pendientes y colgante de pequeños brillantes. Todo aderezado por una seductora sonrisa que desarmó a sus anfitriones.

Aunque la ceremonia de bienvenida se trataba de una ocasión meramente formal, en la que los mandatarios de ambos países se fundieron en un abrazo previamente a escuchar sendos himnos nacionales y a pasar revista a la guardia de honor, trascendió la magnífica relación de la pareja recién casada en varios momentos de confidencias y sonrisas de complicidad después de saludar a sus admiradores congregados a lo largo de la avenida Habib Burguiba de la capital tunecina.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?