Hace tan sólo diez días que se la fotografió por última vez en los brazos del Príncipe. Sus padres se habían “escapado” a la isla de Palma de Mallorca para disfrutar de un fin de semana en el que don Felipe compaginó el papel de Príncipe y de padre de familia
Pinche sobre la imagen para ver las ampliaciones y más fotografías

Primera imagen de la infanta Sofía, a la salida de la clínica Ruber Internacional, donde vino al mundo el 29 de abril de 2007. La hija menor de los Príncipes heredó el nombre de su abuela, y ésta a su vez, recibió el suyo de Sofía de Prusia, madre del rey Pablo de Grecia

EL PRIMER AÑO DE VIDA DE LA INFANTA SOFÍA

La segunda hija de los Príncipes de Asturias cumple mañana un año

28 ABRIL 2008
La segunda hija de los Príncipes de Asturias llegó al mundo tan sólo unas semanas antes de que sus padres celebraran en mayo su tercer aniversario de boda; de que su primo Froilán, el primogénito de los nietos de los Reyes, cumpliera en julio ocho años, y de que sus abuelos, Soberanos de España, festejaran en mayo su cuarenta y cinco aniversario como matrimonio. Y lo hizo como Infanta de España, con tratamiento de Alteza Real y con el mismo rango que su hermana, Leonor, y que sus tías las infantas Elena y Cristina, para ser la octava nieta de esa gran familia que han construido los reyes don Juan Carlos y doña Sofía.

Ha pasado un año desde entonces (29 de abril de 2007) y, aunque la Infanta no se “ha dejado ver” soplando su primera vela, todavía guardamos un buen y nítido recuerdo de su última aparición en Mallorca. La isla que nos ha hecho testigos –a través de los posados que se han hecho en el último año- de cómo ha crecido y de cómo, aún siendo tan pequeña, apunta ya maneras reales.

Hace tan sólo diez días que se la fotografió por última vez en los brazos del Príncipe. Sus padres se habían “escapado” a la isla de Palma de Mallorca para disfrutar de un fin de semana en el que don Felipe compaginó el papel de Príncipe y de padre de familia con el de deportista en la Hublot PalmaVela a bordo del CAM… y Sofía se lo “puso fácil” a la prensa.

Doña Letizia y sus dos hijas no siguieron las hazañas de don Felipe como marinero pero, finalizadas las regatas, aparecieron por sorpresa en el Real Club Náutico para pasar juntos del resto del día. Claro que, antes de abandonar las instalaciones deportivas, las infantas Leonor y Sofía protagonizarían, con su inocencia, las imágenes más tiernas de la jornada. Mientras Leonor derrochaba, como acostumbra, simpatía y naturalidad, sin dejarse robar su merecido papel de estrella; la infanta Sofía sorprendía a los presentes con un nuevo saludo mucho más ensayado que el que “estrenó” la pasada Semana Santa, en Palma de Mallorca. La ciudad donde tradicionalmente la Familia Real asiste a la misa del Domingo de Resurrección.

Una puesta en escena en la que, si su hermana mayor desempeñó su papel con gran profesionalidad guardando turno para dar la mano a los miembros del Gobierno insular, Sofía se lanzó al mundo del protocolo saludando por primera vez a los presentes.

Sofía: la mejor noticia del año
El nacimiento de Sofía (el 29 de abril) fue el acontecimiento más feliz de todo el año 2007 para la Familia Real española. Un año señalado, especialmente, por la muerte de Érika, la hermana de la Princesa de Asturias, y la separación de los duques de Lugo, tras trece años de matrimonio.

La hija menor de los Príncipes de Asturias, que vino al mundo en la misma clínica privada (La Ruber) donde nació Leonor, pesó 3,310 kilogramos y midió 50 centímetros. El hecho de que se tratara de una niña y no de un varón, convirtió en innecesaria la rápida acometida de una reforma constitucional para legitimar el derecho de acceso al trono de Leonor como primogénita. Supuso, no obstante, su llegada a la Familia Real una ruptura con la histórica tradición de las monarquías de no revelar el sexo hasta el momento del nacimiento. Y es que, los Príncipes de Asturias, para evitar especulaciones innecesarias, decidieron hacer público que esperaban otra niña zanjando con ello, provisionalmente, el debate.

Al igual que doña Leonor, que le “robó” su primer patito de peluche nada más nacer, Sofía se presentó ante las cámaras sin lamentos de ninguna clase mientras aprovechaba para dormir plácidamente en los brazos de su madre. Más delgadita que Leonor, pero un poco más alta, Sofía es, desde su nacimiento, un precioso y rollizo bebé de ojos azules.

No se parecen físicamente
Aunque el primero en afirmar que la infanta Sofía era igual a Leonor fue el príncipe Felipe, los españoles no sólo no han podido ver un parecido entre las hermanas, sino que han tenido dificultades para encontrarles “un aire”. El resultado de dos votaciones realizadas con casi un año de diferencia, a través de la Web de Hola, así lo ha puesto de manifiesto. Entre los 26.694 votos recogidos, sólo 2.000 personas encontraron entre ellas un parecido físico.

Las apariciones públicas de la infanta Sofía se han manejado con parámetros diferentes a los de la infanta Leonor. Tanto es así que, desde que fue presentada días después de su nacimiento, los españoles no tuvieron oportunidad de volver a verla hasta el 15 de julio, día en el que ésta recibió, el sacramento del Bautismo en los jardines del Palacio de la Zarzuela.

“Sofía es más despierta, tiene más apetito, se porta algo peor que su hermana y pesa más que Leonor a su misma edad”, dijo entonces, la Princesa de Asturias. Para que no quedaran dudas, la Infanta permaneció con los ojos abiertos y curiosos durante una ceremonia en la que su hermana -se quitó los zapatos para inspeccionar el terreno- volvió a robarle todo el protagonismo. "¡Cómo está Leonor, no digo nada, sólo hay que verla!", apuntó la Princesa refiriéndose a su primogénita. “Desde que nació Sofía tiene más mimos, pero es muy cariñosa con ella”, añadió.

Quince días después de ser bautizada con el mismo nombre de su abuela, la Reina, la infanta recibía en Mallorca un segundo bautizo: el marinero. Instalados en Son Vent, dentro del mismo perímetro el Palacio de Marivent, la residencia estival de los Reyes, don Felipe y doña Letizia celebraron, en familia, sus primeros tres meses de vida.

Corría el mes de septiembre cuando los Príncipes de Asturias acudieron a la Basílica de Nuestra Señora de Atocha para presentar ante la Virgen a su segunda hija, la infanta Sofía, y dar gracias por su nacimiento, cumpliendo así con una antigua tradición de la Familia Real, que se remonta al siglo XVII. La pequeña, a la que le faltaban diez días para cumplir cinco meses -Leonor tenía siete- ya llamó la atención, entonces, por lo despierta y espabilada que estaba.

Con motivo de la llegada de las Navidades, volveríamos a ver a la pequeña Sofía acompañando a sus padres en la fotografía que éstos enviaron como felicitación para desear a instituciones y amigos una “Feliz Navidad y Año Nuevo 2008”. La infanta Sofía reaparecería, de nuevo, con motivo del 40º aniversario de su padre el pasado mes de enero. Una significativa fecha que don Felipe celebraría con un posado en su residencia y una pequeña fiesta familiar.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?