La princesa Mary y el príncipe Christian se acercaron al puerto para presenciar la salida del príncipe Federico en una de las regatas en las que competía
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

El príncipe Federico preparándose para competir en un nueva regata del Mundial de Vela de la clase Rolex Farr 40

LA PRINCESA MARY Y SU HIJO CHRISTIAN ANIMAN AL PRÍNCIPE FEDERICO EN EL CAMPEONATO DE REGATAS

La esposa y el hijo del Heredero al Trono de Dinamarca han viajado a Miami para animarle en el Mundial de Vela de la clase Rolex Farr 40

18 ABRIL 2008
Mientras la reina Margarita celebraba con sus conciudadanos su 68º cumpleaños en la plaza del Palacio de Amalienborg de Copenhague, arropada por su esposo, el príncipe Henrik; su hijo pequeño, el príncipe Joaquín, y su futura nuera, Marie Cavallier, que desvió todas las miradas hacía sí convirtiéndose en la absoluta protagonista del tradicional saludo desde el balcón palaciego, los grandes ausentes de aquella cita, los príncipes Federico y Mary, así como su primogénito, el príncipe Christian, se encontraban en el otro lado del océano.

Hasta la ciudad estadounidense de Miami, la Princesa y su hijo mayor se trasladaron estos días para animar al Heredero al Trono de Dinamarca, que está participando en el Mundial de Vela de la clase Rolex Farr 40. Un campeonato en el que el primogénito de la reina Margarita ha echado el resto para alzarse con el triunfo o, en su defecto, conseguir una buena marca. No en vano, el príncipe Federico, que lleva en Florida desde el pasado día 11, ha estado preparándose a conciencia y entrenando este mismo año en Miami en otras dos ocasiones -en uno de sus viajes perdió su alianza. A falta de cuatro regatas para el final, su barco, el Nanoq- es el undécimo de 33 participantes en la clasificación general provisional.

No falta esfuerzo, ni tampoco el apoyo de los suyos. La princesa Mary, muy deportiva luciendo camiseta roja de manga francesa, chaleco beis con capucha y shorts negros, y el príncipe Christian, muy al estilo náutico –jersey de rayas, bermudas oscuras y chaleco salvavidas-, se acercaron en la recta final del Mundial de Vela al puerto para presenciar la salida del príncipe Federico en una de las regatas en las que competía. Cuando madre e hijo dejaron de avistar el yate en el que viajaba el Heredero, se pusieron a pescar en e l muelle piedras de mar. La familia regresará mañana a Dinamarca.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?