La Princesa, de negro riguroso y con el semblante serio, llegaba a la iglesia de Oddernes en Kristiansand acompañada por su esposo, el príncipe Haakon, y su hija Ingrid Alexandra
Pinche sobre la imagen para ver las ampliaciones

Los reyes Harald y Sonia han querido estar junto a su nuera en tan difíciles momentos

LA PRINCESA METTE-MARIT, MUY AFECTADA EN EL ENTIERRO DE SU PADRASTRO, ROLF BERNTSEN

La futura Reina de Noruega ha estado arropada por su esposo, el príncipe Haakon, sus dos hijos mayores y los reyes Harald y Sonia

16 ABRIL 2008
Hoy ha sido un día triste para la princesa Mette-Marit de Noruega. Esta misma mañana, la esposa del príncipe Haakon daba el último adiós a su padrastro, Rolf Berntsen, que ha sido enterrado en el cementerio de la iglesia de Oddernes en Kristiansand, al suroeste del país escandinavo. Vestida de negro riguroso y con el semblante serio, la Princesa estuvo arropada en todo momento por su esposo y sus dos hijos mayores: Marius –fruto de una relación anterior a su matrimonio con el Heredero- e Ingrid Alexandra, que llevaba un muñeco en las manos. También estuvieron presentes los reyes Harald y Sonia, que han querido estar junto a su nuera en tan difíciles momentos.

Antes de que el difunto recibese sepultura, la princesa Mette-Marit y su madre, Marit Tjessem, así como el resto de la familia del finado asistieron a un multitudinario funeral celebrado en la mencionada iglesia, que estaba adornada con rosas blancas y muchas coronas. La viuda llegó media hora antes del comienzo de los funerales junto a uno de sus hijos y con su nieto Marius, seguidos por Haakon y Mette-Marit, que llevaban de la mano a la pequeña Ingrid Alexandra, y a continuación por los Reyes de Noruega.

"Comprometido, amable y con buen humor"
Rolf Berntsen, que se casó en 1994 con la madre de Mette-Marit, murió a los 75 años el pasado 10 de abril en el hospital de Sørlandet tras una larga enfermedad cardíaca. Durante la misa que ha tenido lugar hoy en su memoria, la pastora Brith Wergeland lo definió como un hombre “comprometido, amable, sociable y con buen humor que trataba a todos por igual”. El hijo más joven de Berntsen, Nils Otto, dijo en su discurso de homenaje que su padre era una persona muy querida por muchas personas. Una de ellas la princesa Mette-Marit, con quien mantuvo siempre una estrecha relación y a quien apoyó cuando ésta dio a luz a Marius, que lo consideraba su abuelo y quien se ha mostrado muy afectado durante la ceremonia.

La desaparición de Berntsen supone un nuevo golpe para la futura Reina de Noruega, que en el último año ha perdido además a su padre, Sven O. Høiby, y a su tío, Ivar Junker. El funeral por su progenitor, fallecido en marzo del año pasado a los 70 años, se celebró casualmente en la iglesia de Oddernes, y en él estuvieron presentes también los Reyes y el príncipe Haakon.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?