La princesa Máxima, la estrella de la velada, lució uno de corte imperio con escote de palabra de honor y, como adornos, fabulosos pendientes y broche de esmeraldas
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

La Familia Real holandesa agasajó al Presidente de Brasil y a su esposa con una cena de gala en el palacio de Noordeinde

HOLANDA SE VISTE DE GALA PARA RECIBIR AL PRESIDENTE DE BRASIL, LULA DA SILVA

11 ABRIL 2008
La primera jornada de la visita de Estado del Presidente de Brasil, Luis Ignacio Lula da Silva, a los Países Bajos se cerró ayer con una cena de gala en el Palacio Noordeinde de La Haya, donde el mandatario brasileño y su esposa, María Leticia, fueron agasajados por varios miembros de la Familia Real holandesa. Junto a la reina Beatriz, asistieron los Príncipes de Orange y la princesa Margarita, acompañada de su esposo Pieter van Vollenhoven.

No faltó en esta velada el glamour de los grandes acontecimientos palaciegos. Anfitriones e invitados se vistieron para el mundo con sus increíbles joyas y sus vestidos de fiesta. La soberana holandesa eligió para la ocasión un vestido azul noche con amplio escote redondo; las demás damas reales, así como la esposa del mandatario brasileño, se decantaron, en cambio, por el verde oscuro para sus trajes de gala. La princesa Máxima, la estrella de la velada, lució uno de corte imperio con escote de palabra de honor; la princesa Margarita, un conjunto de blusa cruzada anudada a la cintura y falda hasta los pies, y María Leticia, uno con estampado en aguas.

Los aderezos de la Reina y la Heredera también fueron protagonistas. La soberana eligió para tal ocasión una impresionante tiara de diamantes antiguos con un diseño de volutas y flores de lis entrelazadas coronada por cinco perlas purísimas en forma de lágrima. Tesoro de valor incalculable (puede llevar una fila de perlas más), regalo del rey Guillermo I de Württemberg a su hija, la princesa Sofía. Una magnífica obra de joyería que acompañó con un broche con una inmensa perla y pendientes a juego. La princesa Máxima no lució tiara, pero sí un fabuloso conjunto de pendientes, pulsera y broche de esmeraldas y diamantes.

Elogios a la política social de Lula
Al igual que la puesta en escena, también se cuidó especialmente el mensaje. La Soberana neerlandesa rememoró en su discurso el viaje oficial que la llevó a Brasil hace cinco años y alabó la política de Lula da Silva en pos de reforzar y ampliar instituciones como Mercosul o la Unión de Naciones Sudamericanas. Asimismo, la Reina subrayó los esfuerzos del actual Gobierno brasileño en el apoyo, a través, sobre todo, de las Naciones Unidas, de los países en vías de desarrollo.

El viaje se completa hoy con una reunión con representantes de sindicatos holandeses tras la cual el Presidente de Brasil almozará con el Gobierno y asistirá a una conferencia que impartirá en el Parlamento el Ministro de Asuntos Exteriores, Maxime Verhagen, con el título Los desafíos del futuro. Por la tarde Lula da Silva asistirá en el World Forum Convention Center de La Haya a un seminario sobre posibilidades económicas en Holanda y Brasil. El Presidente brasileño clausurará el acto con un discurso. Como broche de oro a la visita, el Presidente y su esposa agradecerán la hospitalidad holandesa con un espectáculo de samba de las principales escuelas de Rio de Janeiro. El evento se celebrará en la Nieuwe Kerk de La Haya y está confirmada la presencia de la Reina, entre otras personalidades de la sociedad holandesa.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?