La princesa Magdalena en el estreno del ballet Gustav III en la Ópera Real de Estocolmo
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

La princesa Victoria, muy cariñosa con una niña de un centro especial para personas desfavorecidas en Dubai

VICTORIA Y MAGDALENA DE SUECIA: TÚ A DUBAI Y YO A LA ÓPERA

1 ABRIL 2008
Mientras la princesa Victoria emprendía su viaje oficial de cinco días a los Emiratos Árabes Unidos y se dejaba encantar, en Abu Dhabi, por sus gentes, por su fauna durante una excursión de carácter privado al desierto, y por sus maravillas artísticas -como la mezquita del jeque Zayed Al Nahyany, que visitó cumpliendo con el código islámico de vestimenta femenina llevando el tradicional hijab (velo) o el museo Nobel-, su hermana pequeña, la princesa Magdalena, reinaba en un escenario muy diferente: la ópera.

Los reyes Carlos XVI Gustavo y Silvia de Suecia y sus hijos los príncipes Carlos Felipe y Magdalena acudieron el pasado viernes por la noche al estreno del ballet Gustav III en la Ópera Real de Estocolmo. En un recinto lleno a rebosar, la Familia Real sueca disfrutó en su palco particular del primer ballet de máscaras que la Ópera Real representa en 15 años.

'Smokings' y pieles
Su puesta en escena fue acorde con el magno acontecimiento. Los caballeros vistieron smoking y las damas reales coronaron sus conjuntos con pieles. Madre e hija, las grandes protagonistas de la noche, se enfrentaron a las bajas temperaturas de Estocolmo con espectaculares prendas de piel: la Reina, que vistió un conjunto de chaqueta y falda en tonos rosas y amarillos tornasolados que combinó con zapatos dorados, optó por un abrigo de lomos de visón marrón chocolate con vuelo en la falda y largo hasta los pies y su hija, que lució un vestido negro con strass en cuello y mangas y zapatos de charol a tono, se decantó por un abrigo tres cuartos de color negro y anudado a la cintura (estilo trench) con cuello de visón negro.

A la princesa Magdalena no le agrada estar permanentemente en el punto de mira –huyó de Londres cuando se instaló allí para cursar un master al sentir que despertaba un exagerado interés en los medios de comunicación británicos–, pero el punto de mira ciertamente la adora. De manera que la bella princesa escandinava volvió a convertirse una vez más, cómo no podía ser de otra forma, en la reina de la velada.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?