La prensa internacional ha seguido con gran interés la visita de Estado del Presidente de Francia y su esposa a Reino Unido. La presencia de Carla Bruni añadía belleza, glamour y también cierto morbo a la oficialidad de este viaje oficial
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

Carla Bruni, en la imagen atendiendo las explicaciones de la reina Isabel II en la tradicional ceremonia de bienvenida, tendrá probablemente ocasión durante esta visita de Estado de tomar nota de ciertos consejos de la veterana soberana acerca de su nuevo papel oficial

CARLA BRUNI EJERCE DE PRIMERA DAMA DE FRANCIA EN SU PRIMER VIAJE DE ESTADO A INGLATERRA

Los Sarkozy se alojan durante su estancia en Londres en la residencia oficial de Isabel II, el castillo de Windsor

26 MARZO 2008
La visita oficial del Presidente francés al Reino Unido ha despertado gran interés y no sólo por el refuerzo de las relaciones bilaterales entre ambos países que estos dos días suponen. La presencia de la esposa de Nicolás Sarkozy, la modelo y cantante Carla Bruni añade belleza, glamour y también cierto morbo a la oficialidad de este viaje de Estado. La Sarkomanía de la que hablan los medios ingleses ha aterrizado esta mañana en Inglaterra.

El jefe de Estado de Francia y la Primera Dama han sido recibidos a su llegada al aeropuerto de Heathrow por el Heredero a la Corona, el Príncipe de Gales, y su esposa, la Duquesa de Cornualles. Más allá del punto de vista institucional, se trataba también del encuentro de dos matrimonios por los que nadie apostaba, con historias de amor de lo más singulares (más de tres décadas de amor secreto, primero, y censurado, después, en el caso de los anfitriones, y una sorprendente relación fraguada a la luz de los flashes que en cuestión de dos meses desembocó en boda exprés, en el caso de los invitados presidenciales). Carla Bruni eligió para la ocasión un abrigo gris con cinturón negro y un gorro a juego, parecido a los que en su día popularizó otra Primera Dama, Jackeline Kennedy.

Este ha sido el recibimiento menos oficial ya que, después, la reina Isabel II y el Duque de Edimburgo se han encontrado con ellos en el estrado real, ubicado frente a la estación de tren de Windsor. Tras la tradicional ceremonia de bienvenida, anfitriones e invitados conversaron animadamente, tal vez Carla Bruni haya tenido ocasión de tomar buena nota de los consejos de la veterana soberana, toda una experta en la materia protocolaria, acerca de su nuevo papel oficial.

Como es tradición, la Reina, el príncipe Felipe así como el Presidente y la Primera Dama han sido llevados en carruaje de caballos al castillo de Windsor, una vez allí, Sarkozy ha acompañado al Duque de Edimburgo a pasar revista a la Guardia de Honor y donde Isabel II ha ofrecido un almuerzo privado tras el que la Reina les ha mostrado la Sala White Drawing en la que guarda una valiosa parte de la colección Real. Por la tarde, el matrimonio Sarkozy ha visitado el Parlamento, y más tarde el mandatario francés se ha reunido con el líder conservador, David Cameron, y con el liberal demócrata, Nick Clegg, en el palacio de Buckingham. Como broche de oro de su primera jornada en la ciudad del Támesis, un banquete de gala en el castillo de Windsor, donde se alojan los Sarkozy.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?