Fuentes próximas al palacio Grimaldi, fijan el jubileo del Príncipe como fecha del anuncio de su compromiso
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

El príncipe Alberto festejará también su jubileo con una celebración muy íntima de los Grimaldi en el château de Marchais, que supondrá una especie de bienvenida a Charlene a la familia

EL PRINCIPADO DE MÓNACO DESMIENTE QUE ALBERTO II PREPARE SU BODA

La publicación francesa 'Point de veu' había anunciado que esta semana se anunciaría el compromiso del soberano monegasco con Charlene Wittstock

11 MARZO 2008
Todo apuntaba a que el 50º cumpleaños del príncipe Alberto iba a ser muy sonado, no sólo por el medio siglo de vida que cumplirá el próximo 14 de marzo sino, sobre todo, por el gran paso que estaría a punto de dar. Fuentes próximas al palacio Grimaldi, según Point de vue, fijaban el jubileo del soberano monegasco como fecha del anuncio de su compromiso y, aún iban más lejos, aseguraban que la Casa Real ya se ha puesto en marcha con los preparativos de la boda, que se celebraría el próximo mes de septiembre. De ser así, Charlene Wittstock dejaría de ser la eterna acompañante del Príncipe para pasar a ser, de una vez por todas, su prometida oficial.

Las informaciones de Point de veu, sin embargo, han sido desmentidas escuetamente desde el palacio del Príncipe monegasco con un comunicado que dice así: "El palacio principesco desmiente la información publicada por la revista Point de veu". Por tanto, se descarta que el viernes día 14, cuando el Príncipe cumpla 50 años, se anuncie el día de la boda de Alberto II y Charlene Wittstock.

Festejos populares y en familia
La celebraciones del jubileo real, según afirmaba la citada publicación francesa, iban a tener dos partes diferenciadas: una pública y otra privada. Los festejos populares seguirían los mismos parámetros que su entronización el pasado 12 de julio de 2005. El príncipe Alberto comulgará como entonces con sus conciudadanos en unos actos conmemorativos que saltarán a la calle. De entrada, es un día festivo para todos. Niños y mayores compartirán con su soberano una jornada en la que no faltarán música, pétalos de rosas, banderas rojiblancas, vestidos de gala y fuegos artificiales. De puertas adentro de palacio, tendría lugar el broche de oro para tan magna ocasión. Una celebración muy íntima de los Grimaldi, que supondría una especie de bienvenida a Charlene a la familia, en el château de Marchais. Palacio que ha sido referente histórico en los acontecimientos más especiales de los miembros de la Familia Principesca, como la boda de Alberto I de Mónaco en 1869 con Lady María Victoria Douglas Hamilton, y residencia de la abuela del soberano, la princesa Charlotte, que estuvo apunto de perder la vida allí en un incendio.

Redoblen o no las campanas de boda el próximo 14 de marzo, asegura la prensa gala que existen dos hechos que avalan la hipótesis de enlace inminente: por un lado, la renuncia de Charlene a sus más altas aspiraciones deportivas en la natación profesional anunciando su retirada de las Olimpiadas de Pekín, y, por otro, su instrucción en la fe católica a cargo del capellán de Palacio, así como, inciden los expertos, "su preparación religiosa matrimonial". ¿La solución de la incógnita? Dentro de tres días.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?