La princesa Magdalena de Suecia quiso poner a examen sus destrezas como esquiadora participando en una carrera junto a más de siete mil mujeres
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

La Princesa, perfectamente equipada con prendas a la última moda, optó para la ocasión por un conjunto negro con complementos -gafas para la nieve y una diadema- a juego

LA PRINCESA MAGDALENA DE SUECIA COMPITE EN UNA CARRERA DE ESQUÍ EN FALUN

Se une a la larga lista de miembros de la realeza que han hecho este invierno una escapada para practicar el deporte blanco

25 FEBRERO 2008
La realeza europea se ha lanzado un año más a las pistas de esquí. En esta época, las colinas y montañas se tornan blancas y, por sus laderas, convertidas en improvisadas pasarelas de glamour, suelen deslizarse reyes, reinas, príncipes y princesas que consiguen reservarse unos días para realizar una escapada chic y practicar el deporte rey de la temporada de invierno. Considerando cómo entusiasma el esquí entre los miembros de la realeza, es también normal ver a los más pequeños de palacio haciendo sus pinitos en la nieve. Así, además de los Príncipes de Orange que inculcan a sus pequeñas su pasión por el deporte blanco desde muy corta edad en Lech o el príncipe Joaquín con sus hijos y su prometida en la estación invernal suiza de Villars-sur-Ollon o los príncipes Federico y Mary de Dinamarca con sus niños por las pistas blancas de la elegante y distinguida estación de Verbier, hemos tenido ocasión de ver también a los príncipes Haakon y Mette-Marit de Noruega haciendo lo propio con la princesa Alejandra en Maihaugen cerca de Lillehammer.

La mayoría de los miembros reales son, como decimos, aficionados al esquí y lo practican siempre que pueden, pero los de las Casas Reales escandinavas concretamente se han criado, como quien dice, con los esquís puestos, y a su pasión se une una especial habilidad para el deporte blanco. Es el caso de la princesa Magdalena de Suecia, que quiso poner a examen sus destrezas como esquiadora participando en una carrera de 30 kilómetros junto a otras 7.392 mujeres en las laderas de Falun (Suecia). La Princesa, perfectamente equipada con prendas a la última moda, optó para la ocasión por un conjunto negro con complementos -gafas para la nieve y una diadema- a juego y llevaba el dorsal 2.687.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?