El príncipe Joaquín y su prometida, Marie Cavallier, hicieron un paréntisis en sus preparativos de boda y pusieron rumbo a los Alpes suizos, acompañados por los pequeños Nicolás y Félix
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

Las vacaciones invernales del príncipe Joaquín y Marie Cavallier estuvieron salpicadas de besos y arrumacos

EL PRÍNCIPE JOAQUÍN Y SU PROMETIDA, MARIE, SE QUITAN EL ESTRÉS PRE-NUPCIAL EN LA NIEVE

Los príncipes Nicolás y Félix, hijos del Príncipe y de su ex esposa, la condesa Alejandra, acompañaron a la pareja

12 FEBRERO 2008
¿Qué mejor manera de paliar los nervios pre-nupciales que con unas románticas vacaciones en los Alpes suizos? Ese ha sido el plan de los novios más de célebres de Dinamarca. El príncipe Joaquín y su prometida, Marie Cavallier, hicieron un paréntisis en sus preparativos de boda y pusieron rumbo a los Alpes suizos, acompañados por los pequeños Nicolás y Félix, hijos del Príncipe y de su ex esposa, la condesa Alejandra de Fredensborg.

Si bien en esta ocasión la escapada invernal tenía como objetivo principal cargar las pilas de vista al inminente enlace, no es la primera vez que el grupo al completo se toma unos días de descanso en el incomparable marco alpino. Ya el año pasado, cuando aún no se había hecho público su compromiso, el príncipe Joaquín y Marie Cavallier compartieron unas vacaciones familiares. Los cuatro volvieron a elegir como destino, al igual que entonces, la estación invernal suiza de Villars-sur-Ollon, donde la madre de Marie, Françoise, y su padrastro, Christian Grassiot, poseen una exclusiva cabaña, que les prestaron para la ocasión. Marie se mostró encantada de volver a un sitio en donde se siente “como en casa” y de compartirlo con la que será oficialmente su nueva familia desde el próximo 24 de mayo.

Todos se lo pasaron en grande deslizándose por las pistas de esquí. Marie, criada "sobre un par de esquís" como ella misma ha declarado en alguna ocasión, apuntó maneras, y los pequeños mostraron grandes avances en el deporte blanco respecto al año anterior. No sólo tuvimos oportunidad de comprobar sus habilidades con los esquís, también constatamos lo bien que se llevan Marie y los niños, con los que se mostró en más de una ocasión como una auténtica madraza, y lo enamorados e ilusionados que están el príncipe Joaquín y su prometida con la boda.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?