LOS NUEVOS POSADOS 'REALES' DE LOS PRÍNCIPES HEREDEROS, ¿CUÁL ES SU FAVORITO?

!-- INCLUDE -->
La votación ha finalizado
Aunque las tasas de natalidad siguen cayendo y el tamaño de las familias se reduce cada vez más en el más viejo de los continentes, los Príncipes Herederos de Europa, fieles a la tradición de perpetuar sus dinastías, parecen haberse puesto de acuerdo a la hora de multiplicar sus “ADN”, pero también a la hora de posar con sus familias.

Más presentes que nunca en la vida de sus hijos, los futuros Reyes no se diferencian de la mayoría de los hombres de su generación y buscan alternativas a la hora de aparecer con ellos protagonizando imágenes cotidianas y naturales. En estos nuevos posados reales, alejados de los muebles de “pan de oro” y de los retratos de sus antepasados, triunfan los paisajes de lo doméstico... Y se impone ese otro mundo que forma parte de sus vidas en el día a día porque, como dice el propio Príncipe de Asturias, “para ser Rey antes hay que ser persona”.

Independientemente de su condición de Herederos, muestran los futuros Reyes, en todos los ámbitos de sus vidas, las mismas actitudes cariñosas, los mismos gestos, y la misma incertidumbre ante una vida por hacer... “¿Cuántos hijos tendremos?”, “¿qué podremos hacer por nuestros países?”, “¿cómo viviremos las próximas décadas?” y “¿qué nos hará llorar y qué nos hará reír?”.

Las últimas imágenes reales
Si en las últimas fotografías que llegan de los Príncipes de Asturias se les puede ver, por primera vez, en el interior de su hogar –empujando a sus hijas a dar sus primeros pasos hacia el maravilloso mundo de la literatura infantil- y en sus jardines disfrutando con sus dos hijas de un paseo durante una jornada más en el palacio de la Zarzuela... Federico y Mary de Dinamarca eligen para el último posado con sus dos hijos el comedor de familia del castillo de Fredensborg.

El Príncipe, que se encarga de meter troncos de leña al fuego, y su esposa Mary cuentan que su hija Isabella sigue durmiendo con ellos en la misma habitación; y que Christian “decidió” independizarse hace ya algún tiempo, aunque son ellos los que se levantan cuando llora por la noche. También, que son los que les acompañan durante su desayuno -oat-food, le llama el primogénito- y los que se encargan de prepararles los copos de avena tradicionales.

Las fotografías se acompañan generalmente de revelaciones emotivas y personales sobre la gran experiencia de la paternidad. Palabras o cartas en las que los nuevos padres-príncipes no se resisten a contar lo que sienten ni cómo lo sienten.

Carta de los Príncipes de Holanda
Así lo hicieron, por ejemplo, Máxima y Guillermo cuando nació su primogénita y pusieron en su boca lo que querían decir: “El 7 de diciembre de 2003 decidí que ya iba siendo hora de ver la luz y fui recibida por mis sumamente felices padres y dos señoras muy amables vestidas de blanco. Algo más de cuatro horas después, pude mirar junto a mi padre a los ojos negros de las cámaras para conocer al resto de Holanda. Cuando oí que las felicitaciones seguían llegando a raudales (muchas más de las que mis padres esperaban), me sentí, en el fondo, un poco orgullosa. No obstante, cinco días más tarde, llevando las ropas de un tatarabuelo de un país muy lejano, pude sonreíros por primera vez posando con mis padres y abuelas. Desde aquel momento he sido capaz de disfrutar mis primeros momentos de vida sumida en la maravillosa paz que rodea Villa Eikenhorst. 'En paz...' considerando las circunstancias, desde luego. En Navidad y Año Nuevo se juntaron un montón de amigos y queridos familiares de mis padres que vinieron a verme...” decía Amalia, la futura Reina, a las pocas semanas de nacer.

En Argentina y en Bruselas
Las últimas imágenes de los futuros Reyes de Holanda con sus hijas Amalia, Alexia y Ariana fueron realizadas durante las pasadas navidades, disfrutando del verano en Argentina. Amalia, que es otro terremoto como la infanta Leonor, se llevó por supuesto todo el protagonismo cuando, en el reparto de las caricias, reservó las mejores para su padre.

Todo lo contrario que Ingrid de Noruega - la mayor del club real de las niñas herederas- quien, con motivo de su cuarto cumpleaños, regaló a su hermano Marius, el hijo mayor de la princesa Mette-Marit, cosquillas en el cuello y todas las atenciones. El futuro Rey de Noruega, Haakon, eligió la Biblioteca del palacio de Oslo para posar junto a toda su familia en el sofá más grande de la habitación.

A diferencia de sus grandes amigos los futuros Reyes de Holanda, que fueron en busca del sol a la tierra de Máxima, los Príncipes de los Belgas -a la espera de que nazca su cuarto hijo, en la próxima primavera- disfrutaron de las últimas fiestas en Bruselas y felicitaron el año en los primeros días de enero junto a sus tres hijos: Elisabeth, Emmanuel y Gabriel desde el corredor y las escalinatas del palacio donde residen: Laeken.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?