Los príncipes Federico y Mary, que volvió a resaltar su belleza con un bonito vestido en tonos rosas y malvas
Pinche sobre la imagen para ver la galería de fotografías

La reina Margarita y el príncipe Henry fueron los anfitriones de esta tradicional cita anual con los miembros del Gobierno y la nobleza danesa

LA PRINCESA MARY DE DINAMARCA, DESLUMBRANTE EN LA CENA DE GALA DE AÑO NUEVO

Las preciosas joyas de la corona fueron las auténticas protagonistas de la velada

2 ENERO 2008
La Familia Real danesa ha celebrado por partida doble la llegada del año nuevo. A la fiesta privada a la que sólo asistieron los miembros de la familia y en la que probablemente cumplirían con todas las tradiciones del país en estas fechas, se unió la cena de gala ofrecida al día siguiente a las autoridades de la nación. Miembros de la nobleza, políticos, militares, diplomáticos y miembros del Gobierno respondieron a la invitación de la reina Margarita y el príncipe Henrik, anfitriones de la velada en el palacio de Amalienborg, en Copenhague, junto al príncipe heredero Federico y su esposa Mary.

La elegancia fue la auténtica protagonista como corresponde a esta clase de evento, en el que fueron las mujeres de la Familia Real las que volvieron a brillar con luz propia. La princesa Mary, con un vestido largo en diferentes tonos de rosa y malva, lució uno de los espectaculares conjuntos de joyas de la Corona danesa: una tiara de diamantes y rubíes con un precioso collar a juego que asomaba bajo el cuello de su abrigo negro. La reina Margarita por su parte escogió las perlas, en su tiara, collar y pendientes que acompañaban un vestido rojo y una estola de piel, necesaria dadas las bajas temperaturas. El príncipe Felipe y su padre, el príncipe Henrik, vistieron el uniforme de gala del ejército.

Los príncipes Federico y Mary volvieron a mostrarse cercanos y cariñosos, un amor que quedó bien reflejado en una colección de instantáneas de la pareja difundidas antes de Navidad. En ellas, el Heredero al trono y su esposa pasean por los jardines del castillo de Fredensborg, su actual residencia, y demuestran lo unidos que están tras casi cuatro años de matrimonio. En esta ocasión sus dos hijos, Christian e Isabella, no formaron parte de esta romántica estampa.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?