Realeza y personalidades

Noticias

Doña Letizia preside por tercera vez junto a la reina Sofía y su esposo, el príncipe Felipe, la entrega de los galardones que cubrió en su etapa como periodista de TVE
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

Al Gore, reciente Nobel de la Paz y ex vicepresidente de los Estados Unidos, premio de Cooperación Internacional, tras recoger de manos del príncipe Felipe su diploma acreditativo

LOS PRÍNCIPES DE ASTURIAS HACEN ENTREGA DE SUS PREMIOS EN OVIEDO

26 OCTUBRE 2007
Han pasado 27 años desde que aquel 24 de septiembre de 1980 naciera la Fundación Príncipe de Asturias. Don Felipe, acompañado por sus padres, los reyes don Juan Carlos y doña Sofía, tenía sólo doce años pero había aceptado ser presidente de honor de la Fundación. Una fecha histórica que una niña ovetense, Letizia Ortiz, vivía entonces despreocupadamente sin imaginar, a sus ocho años, que con el paso del tiempo y como en los cuentos de hadas, su destino quedaría ligado a una Fundación que nació de la nada para convertirse en el transcurso de un cuarto de siglo en un referente internacional.

Hoy, en esta nueva edición aquella niña preside por tercera vez junto a la reina Sofía y su esposo, el príncipe Felipe, la entrega de los galardones que cubrió en su etapa como periodista de TVE, los premios considerados por la mayoría de los españoles y en palabras del Príncipe “... como un gran patrimonio cultural y moral de España ante el mundo”.

Los Príncipes recorren el pasillo cogidos del brazo
La Reina, que no ha faltado jamás a esta cita, y luce un dos piezas en brocado fino de color verde tornasolado y complementos en marrón oscuro, toma asiento en el palco de honor mientras los aplausos se extienden por el centenario teatro Campoamor, que un año más acoge la solemne ceremonia de entrega de los premios. Le siguen don Felipe y doña Letizia, que recorren el pasillo del coliseo cogidos del brazo y ocupan su lugar en la mesa presidencial junto al Presidente del Principado de Asturias, Vicente Álvarez Areces, y del presidente de la Fundación Príncipe de Asturias, José Ramón Álvarez Rendueles. La Princesa, que lleva la melena lisa con dos mechones frontales ondulados, luce un dos piezas: una chaqueta de crèpe de lana blanca, cortada a la espalda, acampanada en redondo, con cuello de bebé, sin botonadura y con manga rangla, y un vestido de seda blanco bordado en cristal y lentejuela platino de Felipe Varela. A juego, en platino, zapatos de pitón estilo años 50 y el bolso, que llevan también la firma del mismo diseñador.

Suena el Himno Nacional. Lo interpreta la banda de Gaitas de la Ciudad de Oviedo. El Príncipe pronuncia unas breves palabras de bienvenida con las que comienza la ceremonia. Una voz en off cita a las instituciones y personalidades premiadas y éstas ocupan sus asientos por riguroso orden mientras los asistentes escuchan los compases Ayres for Cornetts and Sagbuts, de John Adson, interpretada por músicos de distintas orquestas españolas y europeas.

El Presidente de la Fundación abre el turno de las intervenciones. El escritor israelí Amos Oz, Premio de las Letras, habla en nombre de los galardonados que, a continuación, pasan por el estrado a recoger sus diplomas acreditativos del Premio Príncipe de Asturias, dotado con 50.000 euros, y una escultura de Joan Miró: Yad Vashem, el Museo del Holocausto de Jerusalén, premio de la Concordia; Al Gore, reciente Nobel de la Paz y ex vicepresidente de los Estados Unidos, de Cooperación Internacional; Peter Lawrence y Ginés Morata, de la Investigación Científica y Técnica; Amos Oz, de las Letras; las revistas Science y Nature, de la Comunicación y Humanidades y Michael Schumacher, de los Deportes. Se ausentaron dos de los ocho galardonados, Bob Dylan (Artes), que ha manifestado su pesar por no poder recoger el premio y ha mostrado su esperanza de regresar "pronto" a España para agradecer el galardón, y Ralf Dahrendorf (Ciencias Sociales), convaleciente de una operación y cuya distinción será recogida por su esposa, Christianne. Los galardonados compartieron el escenario con diez sobrevivientes del holocausto, a los se rindió homenaje tras la entrega, así como a todas las víctimas por las que se guardó un minuto de silencio.

Cumpliendo con la tradición y siendo estrictamente fiel al protocolo, el Príncipe pone el broche de oro a la XXVII edición de los premios con un discurso en el que expone las hazañas y logros conseguidos por los galardonados. Las palabras de don Felipe unidas a los sones del Himno de Asturias cierran el solemne acto celebrado en el teatro Campoamor. Abandonan ya la sala los premiados, les siguen los Príncipes de Asturias, que hacen una reverencia a la Reina antes de salir del histórico edificio. En la calle, miles de ciudadanos les reciben con aplausos y vítores. Los Príncipe se dirigen hasta el coche que los llevará hasta el hotel Reconquista donde se hospedan tradicionalmente.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?

Haga de Hola.com su página de inicio | Boletines y alertas | Publicidad: anúnciese aquí | Contacte con nosotros | Advertencia legal | Publicación digital controlada OJD

Otras ediciones: HELLO! Inglaterra | HELLO! Canada | HELLO! Rusia | HELLO! Grecia | ¡HOLA! México

© 2000-2006, HOLA S.A., Miguel Ángel, 1 – 28010 – Madrid (España) Sindicación de contenidos