Realeza y personalidades

Noticias

La reina Beatriz leyó el troonrede, discurso en el que el Gobierno, a través de la Jefa de Estado, hace públicos los planes para el nuevo curso y, después, salió al balcón del Palacio para saludar a los ciudadanos allí congregados que la recibieron con aplausos
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

La princesa Máxima eligió para la ocasión una falda con lentejuelas y cuentas doradas, una chaqueta de ante, y un sombrero de henequén diseñado por la sombrerera belga Fabianne Delvigne, mientras el príncipe Guillermo hizo acto de presencia con el uniforme de gala de la Marina Real

BOATO Y DISTINCIÓN EN LA APERTURA DEL PARLAMENTO HOLANDÉS

La reina Beatriz leyó, arropada por los Príncipes de Orange, su tradicional discurso de inauguración del curso político

19 SEPTIEMBRE 2007
Holanda volvió a brillar. Como todos los terceros martes de septiembre desde 1848 se celebró ayer en La Haya el Prinsjesdag, día en el que se inaugura oficialmente el curso político con el discurso de la Reina delante de los representantes de la Cámara Alta (Eerste kamer) y la Cámara Baja (Tweede Kamer), reunidos en la Sala de Armas situada en la plaza Binnenhof de la capital de los Países Bajos. Esta importante fecha -su denominación hace referencia al cumpleaños del príncipe estatúter Guillermo V (1748-806)- ha servido a lo largo de la Historia para que los holandeses muestren su simpatía y respeto a la familia Orange. Asimismo la fecha tiene una gran relevancia política ya que es el momento elegido por la Monarca para leer el troonrede, discurso en el que el Gobierno, a través de la Jefa de Estado, hace públicos los planes para el nuevo curso.

El día está repleto de costumbres y rituales cuyo origen se remonta a tiempos ancestrales. La Reina abandonó el Palacio de Noordeinde a la una de la tarde en punto, tal y como manda la tradición, camino de la Sala de Armas, acompañada de los Príncipes herederos, Guillermo y Máxima, y precedida del séquito, compuesto por el príncipe Constantino y la princesa Laurentien de los Países Bajos, y la princesa Margarita junto a su marido, Peter van Vollenhoven. Además de los miembros de la Casa Real la comitiva también estuvo formada por diversos cuerpos militares como la Guardia Real, los Granaderos, o la Caballería Real. Durante el trayecto se dispararon cada minuto salvas para dar a conocer al pueblo que la Reina estaba en camino de la plaza Binnenhof. Cuando finalmente llegó a ésta, una fanfarria interpretó el Wilhelmus, himno nacional de los Países Bajos. La Reina y los demás miembros de la Casa Real descendieron de los carruajes y se dirigieron a la escalinata de entrada, lugar en el que rindieron homenaje a la bandera nacional.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?

Haga de Hola.com su página de inicio | Boletines y alertas | Publicidad: anúnciese aquí | Contacte con nosotros | Advertencia legal | Publicación digital controlada OJD

Otras ediciones: HELLO! Inglaterra | HELLO! Canada | HELLO! Rusia | HELLO! Grecia | ¡HOLA! México

© 2000-2006, HOLA S.A., Miguel Ángel, 1 – 28010 – Madrid (España) Sindicación de contenidos