Sara Carbonero y una embarazadísima Romina Belluscio, testigos de las peripecias de sus chicos sobre el césped