Michael Schumacher ha vuelto a ser operado y presenta una 'leve mejoría'

Los médicos que están tratando Michael Schumacher en el hospital de Grenoble, en Francia, han ofrecido hoy otra rueda de prensa para informar de la última hora del estado del expiloto alemán, que ha tenido que volver a pasar por el quirófano y continúa en coma inducido. "La situación está mejor controlada que ayer” declaró el doctor Jean-François Payen.

 

nullVER GALERÍA

 

Tras someterle a un nuevo escáner y constatar una "ligera mejoría", los médicos propusieron a su familia una nueva intervención que se realizó durante la noche y duró unas dos horas. En la operación se drenó el hematoma y se le instaló un dispositivo para hacer disminuir la presión intracraneal.

 

VER GALERÍA

 

Un nuevo escáner practicado esta mañana reveló una "ligera mejoría" en el paciente, que se mostró "relativamente estable", apuntaron. "Las próximas horas son cruciales", agregaron los médicos. "Hemos ganado un poco de tiempo en su evolución", añadieron, e insistieron en que no pueden prever la evolución del paciente y subrayaron que aún queda "camino por andar". Su esposa, Corinna, así como sus hijos, Gina María, de 16 años, y Mick, de 14, y su hermano, el también expiloto Ralf, le acompañan en el hospital. Junto a ellos también está un médico alemán y cirujano francés, Gerard Saillant, amigo personal de Schumacher, que dijo a los medios: "No se puede decir que esté ganado. Hay altibajos. Hoy está un poco mejor que ayer y mejor que el domingo".

 

VER GALERÍA

 

Hay una gran expectación en torno al hospital, donde los medios de comunicación y muchos seguidores del "Kaiser" ansían escuchar buenas noticias y Alemania, su país natal, se encuentra sobrecogida con la noticia de su accidente. El diario alemán Bild dedica su portada a Schumacher y hacen una reconstrucción del accidente ocurrido en la pista de esquí de Méribel.

Al parecer, el impacto contra una roca fue tan fuerte que el casco que llevaba puesto quedó destrozado. Según comentó a esta cabecera uno de los miembros del equipo de rescate, cuando llegaron al lugar del accidente "su caso estaba partido y se podía ver mucha sangre". También indican que, además de por su hijo Mick, de 14 años, estaba acompañado por, al menos, tres amigos y estuvo esquiando toda la mañana por las pistas oficiales. Sin embargo, poco después de las 11 horas, el siete veces campeón del mundo de Fórmula Uno abandonó la pista y se adentro unos veinte metros entre las pistas "Biche" y "Mauduit". Minutos más tarde se desequilibró con un peñasco antes de chocar contra otra roca con la parte derecha de la cabeza, momento en el que su casco se rompió.

 

VER GALERÍA



Aunque en un primer momento el expiloto no perdió la consciencia, fue trasladado rápidamente al hospital de Moutiers antes de ser llevado a Grenoble (sureste de Francia), en cuyo centro médico ingresó ya en coma y donde permanece en estado crítico desde el domingo.

La fiscalía de Albertville, en los Alpes franceses, ha abierto una investigación del accidente y, aunque descarta la implicación de terceras personas, desde el Ministerio Público señalaron que necesitarán varios días para concluir las pesquisas, de las que se encargán el Pelotón de Gendarmería de Alta Montaña de Bourg-Saint-Maurice y la gendarmería de Méribel.

Más sobre: