Marta Ortega y Sergio Álvarez, jornada familiar en la hípica

Marta estuvo mejor acompañada que nunca con su hijo y sus dos padres

No hay duda de que Marta Ortega y su marido, Sergio Álvarez, son unos apasionados de la hípica. Los dos acuden con frecuencia todo tipo de eventos relacionados con esta actividad, participando en numerosos torneos y concursos. Y ¿qué mejor forma de disfrutar de su deporte favorito que en su tierra y rodeados de familia? Amancio Ortega, padre de Marta y propietario del imperio textil Inditex, acudió con su mujer, Flora Pérez, al Concurso de Saltos Internacional de Casas Novas (A Coruña), donde disfrutaron de una agradable velada familiar en compañía de la pareja de jinetes y el hijo de ambos, Amancio.

 

><img alt=VER GALERÍA

   

La familia se reunió junto a algunos amigos en torno a una mesa para presenciar el acontecimiento. Sin embargo,  tuvieron que desviar la atención en varias ocasiones del concurso para centrarla en el pequeño Amancio, que se convirtió en el protagonista absoluto de la noche. El niño pasó de los brazos de su madre a los de Flora, que no pudo ocultar su orgullo de abuela al sostener al pequeño. También su abuelo, Amancio Ortega, y sus dos padres se esforzaron en entretenerle, convirtiendo la mesa en un centro de juegos y gestos de cariño.

 

  ><img alt=VER GALERÍA

 

La heredera del grupo Inditex se mostró más sonriente que nunca al verse rodeada de su familia en uno de sus acontecimientos favoritos. Marta dio a luz al pequeño Amancio en marzo de este año, y no ha tardado en volver a participar en torneos de hípica, tras tener que acudir a algunos concursos como espectadora durante su embarazo.

 

><img alt=VER GALERÍA

 

La pareja formada por Marta y Sergio es asidua a todo evento relacionado con la hípica, y parecen decididos a incluir a su hijo en su deporte preferido. Hace dos semanas, el matrimonio llevó al pequeño Amancio a París, donde el el niño pudo ver a sus padres participando en el torneo de hípica Master Gucci. Al igual que en esta ocasión, el niño se convirtió en el foco de atención de sus padres, que colmaron de cuidados a su hijo.  

Más sobre: