Caroline Kennedy comienza su nuevo trabajo como embajadora de Estados Unidos en Japón

Coincide con el 50 aniversario de la muerte de su padre

Su vida ha estado marcada por los golpes del destino. Primero perdió a su padre cuando tan solo tenía cinco años, después perdió a su madre, Jacqueline Kennedy, en 1994, a la edad de 64 años, y tan solo cinco años después tuvo que despedir a su hermano y su cuñada en un fatídico accidente aéreo ocurrido en 1999. Ahora y justo en la semana en la que se celebra el 50 aniversario de la muerte de su padre, el trigésimo quinto presidente de los Estados Unidos, asesinado en Texas el 22 de noviembre de 1963, Caroline Kennedy ha comenzado su nuevo trabajo como embajadora de Estados Unidos en Japón.

nullVER GALERÍA

 

Caroline, quien llegó al que será su nuevo hogar el pasado viernes acompañada por su marido Edwin Schlossberg, comenzó ayer a cumplir sus primeras obligaciones como embajadora. Para empezar la hija del asesinado presidente John F. Kennedy presentó sus credenciales como nueva embajadora de Estados Unidos en el país al emperador Akihito, un evento que fue retransmitido en directo por la televisión nipona.

Como marca la tradición, la nueva embajadora se trasladó al palacio Imperial de Tokio en una carroza de caballos cubierta y el recorrido de unos 10 minutos fue seguido en directo por las cámaras de la televisión pública nipona NHK.

 

VER GALERÍA

 

La abogada de 55 años, que fue nominada como embajadora por el presidente Barack Obama después de haber desempeñado un papel importante en la campaña del mandatario a la reelección, entregó sus credenciales al emperador en la sala Matsu-no-Ma de la residencia imperial.

Caroline, quien dejo claro en esta aparición publica que es una digna hereda de la elegancia de su madre, se ha convertido en la primera mujer en servir como embajadora de Estados Unidos en Japón, el cuarto socio comercial más importante de Estados Unidos y el hogar de la 7ma. Flota de la Armada de Estados Unidos y 50.000 soldados norteamericanos.

 

VER GALERÍA

 

La hija de John F. Kennedy, quien espera con su trabajo poder fortalecer aún más los lazos entre los dos grandes países, ha recordado a su padre diciendo: "Es un orgulloso llevar adelante el legado de mi padre haciendo esta función pública, Él siempre tuvo la esperanza de ser el primer presidente de los EE.UU. en visitar Japón".

Y tras presentarse ante el Emperador, Caroline, la única superviviente de la familia del que fuera presidente estadounidense entre 1961 y 1963, visitó el Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón para realizar ya sus primeras reuniones oficiales con los diplomáticos, dejando claro que ha llegado para trabajar estrechamente con Barack Obama para bordar algunos asuntos urgentes entre ambos países.

 

VER GALERÍA



Los medios nipones destacaron que la rapidez con la que ha sido recibida Kennedy por Akihito muestra la importancia que Tokio da al nombramiento y a las relaciones con Washington, ya que normalmente esta ceremonia para nuevos embajadores se celebra como muy pronto un mes después de su llegada.

 

VER GALERÍA

 

Se espera además que Kennedy sea recibida este miércoles por el primer ministro nipón, Shinzo Abe, y el responsable de Asuntos Exteriores, Fumio Kishida.

Como hemos señalado anteriormente este viernes se cumple el 50 aniversario del asesinato de John F. Kennedy y fuentes del departamento de Exteriores nipón han señalado que esperan que su hija Caroline pueda pasar el día en un "ambiente tranquilo".

 

VER GALERÍA

 

Caroline Kennedy ha reemplazado en Tokio a John Roos, que se hizo cargo de la legación en 2009 y que fue el primer embajador estadounidense en asistir a una ceremonia en honor de las víctimas de Hiroshima y Nagasaki, ciudades destruidas con bombas atómicas lanzadas por Estados Unidos en 1945.

Más sobre: