Cara a cara ante el juez para tratar el tema de la custodia del niño

Kiko Rivera consigue la custodia compartida de su hijo Francisco

La expareja entró por separado, sin hacer declaraciones, y casi tres horas después salieron de igual manera

Jessica Bueno y Kiko Rivera se vieron el lunes de nuevo, esta vez en un juzgado, para tratar el tema de la custodia de su hijo Francisco. La expareja llegó al edificio por separado para presentarse ante el juez, que será quien decida el régimen de visitas del niño. Kiko Rivera llegó con su prima Anabel y su tío Agustín en un coche y sin hacer ninguna declaración entró en los juzgados de Sevilla. Jessica se reunió con sus abogados en el hotel que está frente al juzgado y se trasladó desde allí a la sala, en medio de una gran expectación mediática. Acompañada por su hermano y muy seria, evitó también hacer declaraciones. Ambos han tenido así el apoyo de su familia.

Jessica había pedido un examen toxicológico del DJ, un punto que confirmó Kiko pero que el juez no habría admitido, mientras que este ha pedido la custodia compartida del pequeño, que dentro de apenas dos días (el día 6), cumple un año. Después de cerca de tres horas dentro del juzgado, donde se les tomo declaración, salieron de nuevo por separado, evitando hacer cualquier tipo de comentario.

La resolución de las medidas provisionales no se ha dejado esperar. Tan sólo un día después de este encuentro en los juzgados, Kiko ha informado a través de su abogada, mediante un comunicado, que ha conseguido la custodia compartida del pequeño Francisco"La resolución judicial ya dictada y comunicada a las partes, determina la custodia compartida de mi hijo tanto por su padre como por su madre", reza el comunicado, en el que pie respeto hacia su hijo, su madre y él mismo.

 

nullVER GALERÍA

 

El tema de la custodia del bebé es una cuestión espinosa que les ha enfrentado desde que la modelo, rompiendo el acuerdo al que habían llegado tras separarse, tomara la decisión de marcharse a vivir a Eibar, donde reside su novio, el futbolista Jota Peleteiro, y que motivó que Kiko Rivera le dedicara a su ex duras palabras en televisión. Tal y como declaró Kiko, su exnovia se llevó al niño “de un día para otro” y desde entonces no han hablado. El hijo de Isabel Pantoja explicó que ella quiere que vea a su hijo con unas condiciones que él no está dispuesto a aceptar. “Me dice que puedo ver a mi hijo siempre y cuando esté ella delante porque dice que tiene miedo a que lo rapte, ni que yo fuera un delincuente” dijo. Señaló además que Jessica no quería llegar a juicio porque "sabe que lo ha hecho mal".

 

VER GALERÍA



Detalló lo que esperaba de esta vista diciendo que “a un hijo nunca hay que separarlo de una madre” pero que él no quiere que el niño “viva en Eibar, quizá porque su entorno está en Sevilla”. “Estábamos de acuerdo en lo económico y las visitas, se enamoró y se lo llevó” concluyó. Kiko Rivera no ve al niño desde el mes de septiembre, como dijo, dado que fue entonces cuando Jessica se trasladó.

Esta no ha hecho declaraciones acerca de las palabras que le dedicó su expareja ni sobre el tema de la custodia. Ni siquiera cuando acudió, hace unos días, a la boda de una de sus primas, regresando así a Los Molares, donde vive su familia, con el niño.

Más sobre: