Fallece María de Villota, un ejemplo de superación

La autopsia ha confirmado que la expiloto, de 33 años, ha fallecido por causas 'absolutamente naturales'

La piloto María de Villota ha fallecido por causas naturales en Sevilla, donde iba a participar en el congreso "Lo que de verdad importa", una iniciativa dirigida a jóvenes universitarios y preuniversitarios donde los ponentes cuentan experiencias impactantes. El próximo lunes iba a presentar además su libro autobiográfico La vida es un regalo. La piloto, con la que habitualmente hablábamos, estaba atravesando un momento inmejorable, con múltiples proyectos como precisamente su libro y, recién casada el pasado mes de julio, estaba deseando aumentar la familia y tener hijos.

Su familia ha difundido el siguiente mensaje: "Queridos amigos: María se nos ha ido. Tenía que ir al cielo como todos los ángeles. Doy gracias a Dios por el año y medio de más que la dejó entre todos nosotros. Fdo. Familia Villota".

 

nullVER GALERÍA


La autopsia practicada en el Instituto Anatómico Forense de Sevilla ha confirmado que la deportista, de 33 años, ha fallecido por causas "absolutamente naturales", según han informado a EFE fuentes de la investigación.

La deportista sufrió en el mes de julio de 2012 un accidente mientras realizaba unas pruebas en Duxford, un percance que conmocionó a amigos y compañeros de profesión que no dudaron en mostrarle su apoyo en aquellos momentos tan difíciles. Perdió el ojo derecho debido a la gravedad de sus heridas, pero fue todo un ejemplo de fortaleza y superación. “Estoy mucho mejor, aunque esto es una carrera de resistencia. Pero queda poco ya. Hay vida más allá de la Fórmula 1. Estoy segura de que lo mejor está por venir. Lo más importante es estar viva. El ojo que he perdido me ha devuelto el norte. Esta nueva oportunidad la voy a vivir al cien por cien", declaró María en su primera comparecencia pública tras el accidente. “Siempre quise su respeto en el asfalto y estoy emocionada con el cariño que me han mostrado, sobre todo los españoles. He recibido mensajes y muestras de cariño de todos ellos, de la gente. Por eso ahora me miro al espejo y estoy orgullosa, porque creo que la imagen actual dice más de María de Villota que la anterior. Me pregunté quién me iba a querer a mí, y me he encontrado con que me han querido más que en toda mi vida” dijo.

"Ahora que solo tengo un ojo, quizás percibo más cosas que antes, mi vida era una contrarreloj total, era una lucha contra el crono, y ahora es cuando veo que hay que parar y medir las cosas de otra forma. Ya no son décimas de crono, sino los pequeños momentos" declaró a la revista ¡HOLA!, en cuyas páginas relató su experiencia.

 

nullVER GALERÍA



Un año después de este fatal accidente que casi le cuesta la vida, María celebraba rodeada de los suyos que había vuelto a nacer. “A pesar de que en estos 12 meses mi vida ha cambiado por completo, sigo recordando la suerte que tuve de poder contarlo. El mejor regalo que me ha dejado el accidente es el de vivir una nueva oportunidad pilotando mi vida de una forma diferente. No quiero llegar al pódium sola, quiero avanzar siempre de la mano de quien más lo necesita”. María miraba hacia delante con su esfuerzo volcado en su trabajo como miembro de la comisión de pilotos y de la Women in Motorsport de la FIA y aportando su granito de arena dentro de la junta directiva de la Real Federación Española de Automovilismo, en la que recalcaba la importancia de la seguridad, entre otros proyectos.

Ilusionada y con muchas ganas de ser feliz, María se casó en julio de este mismo año con Rodrigo García Millán, con el que estaba deseando aumentar la familia y tener hijos. Desde hola.com enviamos un cariñoso abrazo a la familia de María, a quién siempre se recordará como un ejemplo de coraje, valentía y superación.

Más sobre: