Mark Vanderloo, un 'dandy' muy familiar: 'Mis hijos ya tienen siete y nueve años, ¡cómo pasa el tiempo!'

Es el perfecto paradigma de dandy y siente que lo que implica la palabra le va. Su estilo desenfadado pero elegante, atractivo y conquistador hacen de él un ejemplo estupendo de este apelativo. Mark Vanderloo ejerció de padrino de una marca de tónica en Barcelona y definió sus gustos como clásicos, pero con un toque de personalidad y originalidad. Durante la velada, su traje oscuro, camiseta básica y flequillo desaliñado demostraron por qué le va a la perfección este adjetivo. El modelo holandés acudió a la cita en el CSIO del Real Club de Polo de Barcelona, en la que explicó que “un dandy es alguien que no sigue la moda, la crea, que hace lo que quiere y busca su carácter en la vida”.

 

nullVER GALERÍA

Lleva una vida serena y relajada en Ibiza junto a su mujer Robin y sus hijos, Emma y Mark, aunque no tiene todo el tiempo para dedicarles que le gustaría. “A veces es difícil encontrar el equilibrio cuando se trabaja a mil por hora”. Asegura que están contentos con sus dos niños y que no piensan en aumentar la familia. “No, dos son suficientes y tenemos la parejita. Ya tienen siete y nueve años, ¡cómo pasa el tiempo!”. Cuando tiene que responder a la pregunta de si le gustaría que siguieran sus pasos en el mundo de la moda, lo tiene claro: “Es un mundo duro pero a mí me gusta y me imagino que a ellos también”.

Antes de unirse a Robin, Mark estuvo casado con la modelo española Esther Cañadas (de junio de 1999 a noviembre de 2000). Esther se iba a casar de nuevo con un rico empresario indio con nacionalidad americana llamado Vikram Chatwal, sin embargo, el empresario ha confirmado al New York Post su separación de mutuo acuerdo con la modelo española. Antes de hacerse pública la noticia de la ruptura, Mark, que se alegraba por su ex, explicó que no sigue manteniendo demasiado contacto con ella. “Lo cierto es que en los últimos tres años no hemos hablado mucho, pero es un buena mujer y seguro que le irá muy bien, sabe elegir las buenas cosas de la vida”. Sobre lo que pudo fallar entre ellos en su momento, dijo: “Éramos muy jóvenes, teníamos mucho trabajo y poco tiempo para nosotros, cosas que pasan en la vida”.  

 

VER GALERÍA

 

Aunque pensó en retirarse hace años, Mark tiene claro que por ahora su vida sigue siendo la moda, así que ya no ha vuelto a poner fecha a su retirada. “El año 1996 era mi tope, pero creo que me he pasado de fecha… (rie). Pienso que uno debe trabajar en lo que le hace feliz”. Quién sabe si, dado su atractivo, en algún momento le veremos en alguna película de cine. Él no cierra puertas a la posibilidad de meterse, por ejemplo, en la piel de James Bond, aunque se muestra demasiado modesto. “¿Por qué no? Pero no soy muy atractivo…”.

Más sobre: