El piragüista olímpico Saúl Craviotto se casa con su novia en Gijón

Tras ganar la medalla de plata en Londres 2012, Craviotto pidió matrimonio a Celia García Álvarez y el pasado viernes se dieron el 'sí, quiero' en una romántica ceremonia

El piragüista olímpico Saúl Craviotto se casa con su novia en GijónVER GALERÍA


"¡¡¡Recién casados!!!". Con este mensaje y esta instantánea, Saúl Craviotto anunció en las redes sociales su boda con Celia García Álvarez. La pareja contrajo matrimonio el pasado viernes en Gijón, ciudad de origen de la novia, tal y como detallan en las redes sociales. En la imagen, el piragüista olímpico y Celia, diseñadora y arquitecta de interiores, posan de lo más sonrientes en el interior del coche ya convertidos en marido y mujer. Para un día tan especial, la novia confió en un diseño de Rosa Clará y el novio un traje de chaqueta de Hugo Boss.

La ceremonia religiosa tuvo lugar en la iglesia de San Pedro. Hasta allí se acercaron numerosos familiares y amigos de la pareja, así como compañeros olímpicos de Saúl. Una vez convertidos en marido y mujer, los recién casados y sus invitados se dirigieron al hotel donde tuvo lugar el banquete nupcial y la posterior fiesta. Según cuenta el periódico La Nueva España, los amigos del novio protagonizaron el momento más divertido de la noche al regalarle una piragüa de unos cuatro metros de longitud elaborada con gominolas. Tras la boda, Saúl y Celia disfrutarán de una romántica luna de miel en Vietnam y Bali.

Saúl Craviotto, oro junto a su inseparable Carlos Pérez Rial 'Perucho' en K-2 500 en Pekín 2008, consiguió la medalla de plata en K-1 200 en los Juegos Olímpicos de 2012 celebrados en Londres. Llevado por la emoción y, sobre todo, por el amor, el piragüista no dudó en pedirle matrimonio a su novia. "Aproveché ese momento porque era muy especial", declaró tras su pasó por los Juegos en el programa Punto Pelota. "Se lo quería pedir el mismo día de la medalla, pero ese día no me dio tiempo y se lo tuve que pedir al día siguiente. Fue al mediodía, tenía diez minutos para verla y se lo pedí ahí. Fue en Picadilly Circus. Íbamos andando, paré para sacar el anillo y se lo pedí. No me puse de rodillas, no fue muy cursi. Ella se emocionó y yo estaba muy nervioso y eso que sabía que me iba a decir que sí seguro. Fue un fin de semana muy intenso", detalló.

Más sobre

Regístrate para comentar