02 SEPTIEMBRE 2013

Gareth Bale se presenta como jugador del Real Madrid con el visto bueno de su numerosa familia

El futbolista ha estado arropado por sus padres, su hermana, su novia, su hija y otros muchos familiares

Se ha convertido en el segundo futbolista más caro de la historia del fútbol, por detrás de Cristiano Ronaldo, sin embargo Gareth Bale es de los que prefiere una noche tranquila en casa viendo una película junto a su familia que una noche de fiesta con los amigos. Sencillo, cercano y humilde, así es el galés, quien hoy se ha dado un auténtico baño de multitudes durante su presentación en el Santiago Bernabéu como nuevo jugador del Real Madrid. Abrumado por el recibimiento, Bale, quien ha costado, nada más y nada menos, que 91 millones de euros, ha dado sus primeros pasos en español confesando tímidamente: "Me gustaría decir que para mí es un sueño jugar en el Real Madrid. Gracias por esta gran acogida. Hala Madrid".

null

 

Y es que tras dos meses de negociaciones con su antiguo club, el Tottenham, por fin, Bale es madridista, algo con lo que soñaba desde que era un niño, tal y como se ha mostrado en su presentación, durante la que se ha podido ver una imagen de él con apenas 10 años luciendo la camiseta del Real Madrid. Bale, quien ha sido fichado por seis temporadas y que se embolsará unos 300.000 euros por semana, o lo que es lo mismo 6 millones de euros por curso, ha estado arropado en todo momento por su familia, la que no ha dudado en viajar hasta la capital para ser testigo de la presentación del que ha sido considerado el mejor jugador de la Premier League.

 

null



Impecablemente vestido con un traje de chaqueta oscuro con camisa blanca, Bale, quien ha vivido una mañana frenética tras aterrizar en barajas y dirigirse al reconocimiento médico, no ha dejado de sonreír a los aficionados y mucho menos a su hija, Alba Violet Bale, de 11 meses, quien en brazos de su novia, Emma Rhys-Jones, miraba a su papá orgullosa.



 

Gareth, quien puso a su hija el nombre de Alba Violet  Bale en homenaje a su exmanager en el Tottenham Andre Villas-Boas para así tener las mismas iniciales que él, AVB, es un chico de 24 años de lo más normal, a quien no le gusta mucho los grandes lujos, y al que le encanta disfrutar de una comida en familia en la popular cadena de restaurantes Nando's.

Bale, quien según el diario The Times no tiene en su agenda teléfonos de grandes celebrities, todavía viven en Cardiff, la localidad en la que creció, y su chica, sigue siendo aquella que le robó el corazón cuando aun iba al colegio, y a la que le dedica los goles dibujando con sus dedos un corazón.



 

Hijo de un conserje, Frank, y de una gerente, Debbie, Bale comenzó a dar patadas a un balón desde bien pequeñito, tal y como admite su vecino de toda la vida, Bill Tout, de 82 años, al diario The Sun. "No había ni un solo día en el que Gareth no jugara con la pelota en su jardín, y claro pelotazo va, pelotazo viene, siempre acababa alguna pelota en mi jardín. Yo solía llamarle de todo, especialmente una noche en la que la pelota cayó 14 veces en mi parcela, aun así, yo siempre se la devolvía para que pudiera seguir jugando".





Es quizás la humildad con la que se crió, la que hace que Bale tenga una actitud muy prudente con el dinero, tal y como el mismo daba a entender durante una entrevista concedida en el año 2010: "Es obvio que me compro los coches que me gustan, pero no a lo loco. Lo más importante es no malgastar el dinero. '

Y en su presentación como jugador del club blanco ha vuelto a dejar patente que el dinero no es algo que le preocupe. "Hubiera venido por un centavo", afirmó. "No me mete más presión saber lo que he costado. La presión me la pongo yo mismo, para ser mejor, para ayudar a mi nuevo club", dijo el galés, quien a su vez admitió lo duró que había sido despedirse de sus compañeros y del presidente del Tottenham, Daniel Levy.

- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook

Más noticias sobre...

Recomendaciones



Horóscopo