Fallece a los 100 años Leandro Martínez, el abuelo de Enrique Ponce

El diestro ha dedicado una emotiva carta a su abuelo dándole las gracias por haberle enseñado que 'para cumplir mi sueño no debía olvidarme nunca de ser una buena persona'

Fallece a los 100 años Leandro Martínez, el abuelo de Enrique PonceVER GALERÍA


Leandro Martínez Toledo, abuelo materno de Enrique Ponce, falleció este viernes de muerte natural en Chiva (Valencia) a los 100 años. Su pérdida ha sumido en una gran tristeza al diestro, ya que fue su abuelo quien le inculcó su amor por el mundo del toreo. Enrique Ponce ha dedicado una emotiva carta a su abuelo a través de su página web que pasamos a reproducir a continuación: 

Mi abuelo es el punto de partida de mi vida como torero. Quien soy y lo que soy se lo debo a él; a su generosidad por darme todo su tiempo, a su entrega para enseñarme todo lo que sabía, a su apoyo incondicional en los comienzos y en el presente y a su exigencia por sacar de mí lo mejor que había, enseñándome además la mejor lección de la vida: que para cumplir mi sueño no debía olvidarme nunca de, ante todo, ser una buena persona.

Son miles los recuerdos que guardo en mi memoria con él y de él. Tantos viajes, tantas ilusiones, tantos sueños cumplidos y compartidos recordados en nuestro día a día actualmente con especial cariño y emoción por parte de los dos.

Mi abuelo me despertó a los sueños de la vida con el inmenso deseo de hacer realidad un sueño que vivía en su corazón para luego vivir en el mío y hacerlo realidad a través de mi persona pero con el corazón y la afición, siempre, de los dos.

¡Qué importante es la figura de un abuelo en la vida de un niño! ¡Cuánto podemos aprender de ellos! A mí, mi abuelo, me marcó el camino a seguir desde los seis años siendo el espejo donde mirarme y la fuente donde bebí y aprendí todo lo que sé.

Su concepto del toreo siempre fue puro y clásico ante todo. Conceptos que a mí me transmitió y que pienso se reflejan en mi toreo. Me enseñó además, y por lo cual le estoy enormemente agradecido, el respeto a la profesión, al torero y al toro. Son principios básicos que deben ser inculcados a todos los niños que empiezan a querer ser toreros. Una de las cosas más importantes que aprendí de él es que no es suficiente que deseemos los sueños, sino que además hay que trabajar y esforzarse mucho para lograr las metas. Otra de sus lecciones más importantes en mi persona ha sido el enseñarme que además de ser torero hay que parecerlo dentro y fuera de la plaza.

Dios quiera que cuando me toque a mí el maravilloso papel de ser abuelo pueda contagiarle a mi nieto la ilusión por la vida y el ejemplo de un ser humano tan excepcional como ha sido en toda su vida mi abuelo. Siento un enorme agradecimiento a Dios por haberle tenido en mi vida, por haber tenido el privilegio de ser nieto de un hombre tan extraordinario como él.

Gracias abuelo. Por ti soy torero, gracias a ti he conocido la felicidad de ser torero y la satisfacción que me ha proporcionado poder hacerte sentir orgulloso de lo que los dos hemos conseguido juntos. Porque yo soy obra tuya, obra de tu sentir, de tu amor al toreo, de la grandeza y profundidad de tu corazón.

Gracias abuelo, porque soy nieto de un sueño, de tu sueño, de nuestro sueño.


Leandro Martínez Toledo
El abuelo Leandro, como se le conocía en los mentideros taurinos, vio cumplido en su nieto el sueño de llegar a ser máxima figura del toreo, inculcándole desde muy niño la afición a los toros y siendo, además, su gran impulsor, aconsejándole y enseñándole la técnica y el arte de torear.

Nacido en tierras manchegas (Motilla del Palancar, Cuenca, 1913), Leandro Martínez Toledo, apodado 'El Motillano', barbero precoz, siempre soñó con ser torero, aunque su carrera de novillero se truncó con el inicio de la Guerra Civil española. Décadas después vio su sueño hecho realidad con su nieto, Enrique, a quien puso un capote y una muleta en sus manos para que jugara al toro con sólo cinco años. "Y empezó a darme algunos consejos para triunfar como torero. Recuerdo que me decía que no se podía torear una becerra sin aprender a torear de salón", declaró Enrique Ponce hace siete años durante la presentación del libro Enrique Ponce, nieto de un sueño. "Mi base taurina ha sido el abuelo y, aunque el título del libro se refiera a su sueño, el verdadero sueño es el mío por haber nacido en esta familia", añadió. "Mi abuelo me enseñó a ser buen torero y buena persona", concluyó.

Los restos mortales de Leandro Martínez descansan en el tanatorio de Chiva, donde este sábado se oficializará un funeral en su memoria, y posterior entierro.

Más sobre