Una infidelidad, una fortuna multimillonaria… El cofundador de Google protagoniza una polémica separación

Sergey Brin y Anne Wojcicki, con dos hijos en común, llevan meses viviendo separados y, al parecer, uno de los motivos sería una joven empleada que trabaja en el proyecto de las gafas inteligentes de Google

Esta semana saltaba a la luz la noticia de la separación de Sergey Brin, cofundador de Google, de quien se ha hablado mucho en los últimos meses por las gafas inteligentes Google Glass, uno de los últimos proyectos de la compañía que ha encabezado. Pero no sólo por sus gafas se encuentra ahora en el punto de mira. "Llevan viviendo separados desde hace varios meses. Continúan siendo buenos amigos y socios", con estas palabras su representante anunciaba su ruptura con Anne Wojcicki, después de 6 años casados y dos hijos en común. Pero además de marido y mujer, Sergey y Anne, ambos de 40 años, eran socios y fundaron juntos la empresa biotecnológica 23and Me, en la que Anne trabaja.

 

nullVER GALERÍA



Hasta aquí, su divorcio parece que no tiene nada de especial que lo diferencie del resto de rupturas, pero a la ecuación hay que añadir la gran fortuna que Sergey posee. Según Forbes, el cofundador de Google habría amasado una fortuna alrededor de 18.000 millones de euros, una de las mayores del mundo y además, junto a su todavía esposa, es uno de los hombres más solidarios, ya que sólo en 2012 donaron casi 168 millones de euros a proyectos filantrópicos.

Además de la gran suma de dinero otro escándalo salpica este divorcio y es que muchos medios de comunicación apuntan a que el motivo de su ruptura tiene nombre y apellidos: Amanda Rosenberg, una empleada de 26 años que trabaja en Google y que, al parecer, ya habría mantenido otro romance con un alto cargo de la compañía, Hugo Barra, responsable de Android. La prensa británica también desvela que esta atractiva chica de rasgos orientales estudió en el mismo colegio que la duquesa de Cambridge y sus hermanos, Pippa y James. Ella ha estado muy implicada en el proyecto de las Google Glass y al parecer, ahí podría haber surgido el romance entre ellos.

 

nullVER GALERÍA

 

El blog All Things D, la publicación más influyente en el mundo tecnológico, también recoge que el representante de Brin ha dicho que todavía no han firmado una separación legal ni un acuerdo de divorcio. La pareja firmó antes de su boda un acuerdo prenupcial del que no han trascendido por el momento muchos detalles pero que apunta a que será millonario y de los más caros de la historia.

La relación de Anne con Google no es sólo a través de su todavía marido, ya que su hermana Susan es la vicepresidenta de la gestión e ingeniería de productos y una de las primeras personas que apostó por Google, ya que fue quien alquiló en garaje de Santa Mónica en el que nació el buscador. Por su parte, Brin es junto con Larry Page, actual consejero delegado de Google y también cofundador de la compañía, quienes ostentan el control accionarial del gigante tecnológico. Pero la empresa no peligraría con el divorcio, ya que uno de los pocos detalles que ha trascendido de su acuerdo prenupcial, según All Things D, es que Google quedaría fuera de cualquier reparto. Por el momento la polémica está servida y todo apunta a que el “culebrón” del verano de Silicon Valley continuará.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más