Nieves Herrero presenta su primera novela histórica: 'La historia real es tan fuerte que sólo he tenido que novelarlo'

“Me ilusiona poder vivir de la novela, ése es mi objetivo", así de convencida se ha mostrado la periodista Nieves Herrero en la presentación de su primera novela histórica, Lo que escondían sus ojos, que ha salido a la venta con una tirada de 100.000 ejemplares. Coincidiendo con este día, la periodista ha elegido su ciudad de veraneo, Punta Umbría (Huelva), para "bautizar" su nueva obra y presentarla públicamente por primera vez en España, en un acto en el Teatro del Mar, acompañada por el también periodista Jesús Quintero.

En declaraciones a Efe, Herrero ha dicho que agradece que 2013 le haya dado la oportunidad de que este libro haya visto la luz, y ha señalado que ha sido un trabajo que le llena de ilusiones, con el que espera pueda cumplir su deseo. "Hasta ahora llevaba a mis protagonistas por donde yo quería, y aquí el camino estaba trazado, yo he novelado", ha explicado la periodista sobre su debut en la novela histórica, tras publicar otro tipo de narraciones, como Corazón Indio.

 

nullVER GALERÍA


La historia de Lo que escondían sus ojos se sitúa en una noche otoñal de 1940, en la que la alta sociedad se divierte en una brillante fiesta en el hotel Ritz de Madrid un año después de que haya terminado la guerra ajenos a las penurias del resto de los españoles. En esa fiesta una mujer destaca por encima de todas: alta, rubia y con un vestido de su modisto y amigo Balenciaga; es Sonsoles de Icaza, esposa del marqués de Llanzol, cuya mirada se cruza con el flamante ministro de Asuntos Exteriores, Ramón Serrano Suñer.

Es esta mujer la que sirve a Herrero para dar "una imagen distinta de la posguerra española" en la que, sin olvidar el hambre o la censura, refleja "el glamour de la época, un aspecto que hasta ahora había sido muy poco explorado". "Ella ya era sugerente, era una persona importante dentro de la aristocracia, musa de Balenciaga, con un alto nivel de vida, elegante, y muy intelectual, dado que su padre fue un cervantista muy conocido y escritores como Ortega y Gasset eran habituales en comidas celebradas en su casa", ha destacado la autora.

En ese ambiente glamouroso se enamora "ciegamente del poder y de quien en ese momento lo representa, Serrano Suñer", viviendo una historia de amor clandestina de la que la gente de la época nunca supo, pero que incluso dio su fruto con el nacimiento de una niña: Carmen Díez de Rivera, figura de enorme trascendencia treinta años después durante la Transición. La periodista se adentra en el alma y la ambición de este hombre y esta mujer y narra una historia en la que "apenas" si ha tenido que echar mano a la imaginación porque "la historia real es tan fuerte que sólo he tenido que novelarlo".

Atrás quedaron dos años y medios de investigación, de consultas en hemerotecas y memorias, como la de la propia Carmen Díez de Rivera, y de conversaciones con herederos y con personajes como la condesa de Romanones, que le aportó muchas claves sobre dónde se podían haber producido esos encuentros para escribir esta historia "apasionante", concluye.

Más sobre

Regístrate para comentar