Con dos tatuajes nuevos y su hijo en brazos, Jessica Bueno regresa a Sevilla de su comentado viaje a Eibar

Jessica Bueno y su hijo Francisco ya están en Sevilla, de hecho están allí desde el pasado viernes, día en el que la modelo aterrizaba en la capital hispalense procedente de Eibar, donde ha pasado unos días junto a su novio, el futbolista Jota Peleteiro, quien comenzaba allí su temporada futbolística como jugador del equipo guipuzcoano.

La modelo, quien portaba a su bebé en brazos, fue recibida por sus padres, quienes no quisieron perderse la oportunidad de abrazar a su hija y a su nieto, a quien Jessica ha bautizado como ‘su lucerito’ en las redes sociales.

 

nullVER GALERÍA



Ataviada con unos shorts vaqueros y camiseta negra a juego con unas sandalias planas, la modelo sevillana se mostró muy relajada, a pesar de la supuesta polémica que ha rodeado su viaje a Eibar. Y es que al parecer su expareja, Kiko Rivera, padre del pequeño, se habría enfadado mucho con Jessica debido a que ésta no le habría avisado de su viaje, teniendo él unos días acordados de visita que no puso cumplir debido a la escapada de la modelo. Sin embargo, todavía no tienen firmado un acuerdo ratificado ante el juez, y en este caso no se estaría incumpliendo más que un acuerdo verbal.

 

VER GALERÍA



Pero dejando de lado la polémica, respecto a la que ninguno de los dos se ha pronunciado por el momento, lo cierto es que Jessica está viviendo uno de los veranos más especiales de su vida, no solo por contar con la compañía de su chico, Jota Peleteiro, cuyo nombre se ha tatuado en una de sus manos, sino también por ser su primer verano como madre. Jessica, quien el pasado 17 de agosto celebraba su 23 cumpleaños en compañía de su familia, también ha querido tener un detalle especial con el pequeño Francisco, tatuándose el apelativo de ‘Fran’ en el empeine de uno de sus pies.

Más sobre: